Serán 8 de terapia intensiva, 4 de terapia intermedia y 20 de internación general. La segunda ola de coronavirus ya está entre nosotros y todo indica que será más breve pero de mayor impacto que la primera.

Con ese criterio es que se reordenan espacios y recursos para atender la rápida demanda de internaciones Covid y no Covid y por ello se dispuso la incorporación, desde este jueves, de camas críticas en el Cemafe: serán 8 de terapia intensiva, 4 de terapia intermedia y 20 de internación general. De esta manera se espera descomprimir la altísima demanda que tienen los hospitales de mayor complejidad como el Iturraspe y el Cullen.

El subsecretario de Salud de la provincia, Jorge Prieto, y el director del Cemafe, Fabián Mendoza, dieron detalles de esta nueva instancia que quedó habilitada desde este jueves y requirió la incorporación de personal especializado en atención crítica, junto a una cuidada coordinación con los equipos directivos de los otros dos hospitales.

Prieto volvió a advertir sobre el mayor impacto de esta segunda ola de coronavirus, tanto por el rango etario que afecta (-60) como por la rápida demanda de internación en terapia de casos severos; aspectos que -dijo- “nos están preocupando y ocupando”.

Mendoza, por su parte, recordó que este es “un dispositivo de internación que ya habíamos implementado en dos oportunidades a lo largo de la pandemia con el objetivo de poder descomprimir las camas en hospitales de mayor complejidad”, y aclaró que a todo esto se suman las prestaciones habituales del Cemafe.

Ambos agradecieron el esfuerzo y compromiso del personal de salud y, en particular, del Cemafe: “Este es un gran desafío”, sostuvo Mendoza.