Rigen los nuevos valores para la RTO y están más caros que en Buenos Aires