El conductor de 100 argentinos dicen se encontró con una situación que lo llevó a sentirse muy incómodo. “Siento que tengo rezar”, afirmó.


Darío Barassi se llevó una gran sorpresa en la última emisión de su programa, 100 argentinos dicen (El Trece). Si bien el conductor del ciclo está acostumbrado a cruzarse con situaciones insólitas, la que se vivió en el día de la fecha en el estudio fue inédita. Resultó ser que dos de los participantes eran novios… ¡y primos!


El presentador quedó anonadado ante la revelación de los jugadores. Todo comenzó cuando, entre una pregunta y otra, el actor se acercó hacia uno de los concursantes y ahondó en el vínculo que lo unía a la muchacha que tenía a su lado y que pertenecía a su equipo, la familia Casella.


“Gus, termíname de contar un poco ¿Ustedes dos son pareja?”, preguntó. Al respecto, Gustavo, el participante, contestó: “Nosotros dos somos pareja. Somos primos segundos”.


En ese momento, el conductor parecía no terminar de creer lo que había oído. “¿Entre ustedes?”, interrogó asombrado. “Sí”, sostuvo el joven. Un silencio envolvió al presentador, mientras su cara de desconcierto no tardó en manifestarse. Las risas nerviosas de la novia de Gustavo eran lo único que resonaba en el piso.

“Pero primos segundos”, acotó el concursante como queriendo explicar la situación. Y luego aclaró: “Es decir, mi abuela es la hermana de su abuela”.

La respuesta de Barassi fue contundente: “¿Podés no contarme eso?”, frenó. Y después remarcó: “Tu abuela jugó en la playa con la abuela de ella. Tu abuela durmió en el mismo cuarto con la abuela de ella… ¡Enfermos!”.

Consternado por las confesiones, Darío les preguntó si estaban casados, algo que ambos negaron en el acto. “Estamos a tiempo”, manifestó el conductor llevándose las manos al pecho. “Chicos, por favor, que entre un cura y haga algo ¡No sé qué hacer!”, exclamó. Y después añadió: “Hay que exorcizarlos”.

De todos modos, el actor decidió desdramatizar el asunto y pasó preguntarles cómo se conocieron o cómo surgió el amor entre integrantes de la misma familia. “Me encanta la historia ¿Y cómo fue?”, consultó, mientras se abanicaba.

“Nos conocimos de grandes y acá estamos. En una reunión de primos”, comentó Débora, la otra participante. “¡Ay, cállate la boca!”, acotó el actor. Igualmente la muchacha explicó que el encuentro sucedió en un encuentro multitudinario, pero que antes de ese momento ellos eran dos desconocidos.

“¿Se reunían con el objetivo de hacer el amor?”, preguntó irónico Darío. Acto seguido, lanzó una conclusión y un nuevo interrogante: “Entre la medicación que estoy tomando para adelgazar y que vienen dos primos casados. No sé, ¿sólo para mí es raro?”. Y después añadió: “Igual es válido, yo soy proamor”.

Por último, antes de pasar a la consigna del programa, Darío Barassi expresó: “Hago chistes para remar la situación porque estoy incomodísimo. Y finalmente sentenció: “Siento que tengo que rezar: Dios, perdónalos por los pecados, perdónalos por siempre”.