Con algunas bajas, River viajó a Brasil con el objetivo de comenzar de la mejor manera en esta nueva edición de la Copa Libertadores.

Enfrente aparecía un conjunto de Fluminese que se le plantó, a pesar de que sufrió en gran parte del juego, pero rescató un valioso punto.

De arranque, River apostó por un equipo con Milton Casco como volante junto con Enzo Pérez Agustín Palavecino, además de regresar a la línea de cuatro defensores y con tres hombres en ataque.

Con ese esquema ofensivo, fue en búsqueda de los primeros tres puntos y antes de los 15 minutos parecía encaminarse.

Rafael Santos Borré se escapó dentro del área y se quedaba sin cancha cuando el arquero del Flu, Marcos Felipe, intentó cortó la jugada y cometió falta. De la ejecución se hizo cargo Gonzalo Montiel que no falló y estableció el 1 a 0 parcial. El lateral derecho es el ejecutante elegido por Gallardo y de cuatro disparos anotó todos.

El control del partido estuvo siempre por parte de los “Millonarios” y así fue hasta los 60 minutos de juego. Sin embargo, los cambios del “Muñeco” no incideron en el juego y los cariocas mostraron rebeldía con la aparición desde el banco de suplentes de Juan Cazares, ex volante de River.

El ecuatoriano fue clave a los pocos minutos de ingresado, cuando a los 66 minutos asistió de manera elegante a Fred, que selló el 1 a 1. El hístorico delantero aguantó la marca y con un gran remate al primer palo venció a Armani para una paridad que parecía no ser justa para el trámite del patido.

Los minustos restantes fueron todos de la visita, pero sin ideas claras como antes apostó a los centros con los ingresos de Girotti y Beltrán. De contra, Fluminense tuvo las oportunidades pero no logró generar mayor peligro en el arco de Armani, a excepción de un remate de Cazares, que fue bien controlado por el uno.

Con el empate firmado por el arbitraje de Tobar, River termina quedando con la sensación extraña de poder haberse llevado algo más de Brasil, aunque sabe que el punto fue importante. Ahora, regresa al Monumental para recibir a San Lorenzo, por Copa de La Liga, y a Junior de Barranquilla, por Libertadores.