La ciudad adhiere a las nuevas restricciones en la provincia