Luego del estreno de La noche mágica, el reconocido actor Diego Peretti admitió estar “un poquito” decepcionado con cómo manejaron la pandemia de coronavirus las autoridades políticas del país.

“Cuando empecé a estar más preocupado por la gente que me rodea, empecé a sentir un poquito de decepción con respecto a cómo veníamos manejando la pandemia al principio y cómo se fue desencadenando todo esto que estamos viviendo ahora”, declaró el actor en su paso por Intratables.

Sobre esta segunda ola de COVID-19 señaló que siente que se tiene que “cerrar un poco de nuevo porque está medio salvaje el tema” y, dirigiéndose a la audiencia, dio un mensaje en carácter de médico psiquiatra: “abstraerse un poco”, ya que es “una época en la que si uno no está muy bien de la cabeza puede sufrir más de la cuenta”.


Lejos de subestimar a la pandemia que achaca al mundo, Peretti confesó haber ido tomando conciencia de lo que se trataba el coronavirus con el paso del tiempo y por el temor a la pérdida de un ser querido. En ese sentido, dijo: “Esta es una enfermedad muy contagiosa y democrática: no hace distinción ni de mayoría ni de minorías, ni de bienes materiales, ni de pobreza, ni de desarrollo, ni de subdesarrollo, ni de tecnología”.

Después de afirmar que ve en la sociedad claros síntomas de agotamiento, cerró: “Esa normalidad que hoy demanda la sociedad, es una normalidad más básica, de existencia diaria, de pasar el mes, el siguiente, y ver cuándo se levanta el velo y me vacunan para así poder volar con alas propias y tener un poco más de previsibilidad. Y, aunque nunca fueron claras las normas, están siendo menos claras. Entonces, que al menos se vuelva a la normalidad desprolija de antes, pero no a esta desprolijidad un poco apocalíptica”.