Un hombre mató hoy a puñaladas a una policía en la comisaría de Rambouillet, una localidad a las afueras de París, antes de morir acribillado por otros agentes, informaron la fiscalía de Versalles y otras fuentes vinculadas a la investigación.

Poca horas después, la Policía arrestó a tres personas por el asesinato de la mujer a manos de un presunto extremista islamista tunecino, quien murió cuando otros agentes intentaban detenerlo.

Una fuente judicial dijo que los tres detenidos eran parte del “séquito” del sospechoso, según la agencia de noticias ANSA.

“No cederemos en la lucha contra el terrorismo islamista”, prometió el presidente Emmanuel Macron en un mensaje publicado en Twitter, tras el ataque y al rendir homenaje a la víctima.

En tanto, el primer ministro francés, Jean Castex, y el ministro del Interior, Gérald Darmanin, acudieron a la comisaría de esta acomodada y habitualmente pacífica ciudad de 26.000 habitantes, ubicada a unos 60 kilómetros al suroeste de la capital francesa.

“Nuestra determinación en la lucha contra el terrorismo, en todas sus formas, se mantiene intacta”, reiteró el premier ante la prensa, quien denunció un “acto bárbaro de una crueldad sin límites” contra “una heroína de la vida cotidiana”.

“Quiero decir a la policía que comparto su emoción y su indignación”, agregó.

Según los primeros elementos de la investigación, la funcionaria administrativa, de 49 años, fue acuchillada dos veces en la garganta al grito de Allahu Akbar (Alá es el más grande) cuando regresaba de su hora de almuerzo.

“El horror una vez más apunta y golpea a las fuerzas del orden”, reaccionó el sindicato policial Alianza en su cuenta de la red social Twitter.

El presunto agresor, de nacionalidad tunecina y de 36 años, murió poco después cuando otro policía le disparó, según una fuente de las fuerzas de seguridad citadas por la agencia de noticias AFP.

La víctima, madre de dos niños, sufrió en un principio un paro cardíaco y falleció poco después, a pesar de la intervención de los médicos.

El atacante llegó a Francia ilegalmente en 2009, pero desde entonces había obtenido un permiso de residencia, señaló una fuente policial, que añadió que no tenía antecedentes penales y acababa de instalarse en Rambouillet.

Los últimos años hubo varios ataques con cuchillo en Francia, de los cuales uno de los más recordados ocurrió el 16 de octubre de 2020, cuando en este mismo departamento del país (Yvelines) un profesor de secundaria fue decapitado por un joven de 18 años.

La Fiscalía Antiterrorista de Francia se encargará de la investigación del ataque contra la agente de policía en Rambouillet “debido al modus operandi del agresor, su objetivo y el lugar donde sucedieron los hechos”, informó el canal de televisión francés BFMTV.