Fue durante la victoria por 2 a 1 de Barcelona sobre Villarreal. Manu Trigueros vio la roja directa. La insólita protesta del entrenador del Submarino Amarillo.

Se jugaban 17 minutos del segundo tiempo del partido entre Barcelona y Villarreal por LaLiga de España cuando se produjo una jugada que paralizó por un largo instante la respiración de todos los hinchas del Barcelona y del fútbol en general: Manu Trigueros le dio un planchazo tremendo a Lionel Messi en la zona del tobillo y pudo haberle causado una lesión de gravedad.

El árbitro Carlos del Cerro Grande no dudó en mostrarle la tarjeta roja al futbolista del Sudamarino Amarillo, mientras el equipo médico del conjunto catalán entró al campo de juego para atender al futbolista argentino. Afortunadamente, fue solo un susto y Leo pudo seguir en cancha.

Increíblemente, luego del encuentro el entrenador Unai Emery protestó el fallo arbitral. “Tocó la pelota, en la inercia se resbala y también toca a Messi”, dijo el DT, que se preguntó: “Si hubiese sido al revés, ¿También habrían sacado la tarjeta roja?”.

Con un doblete del francés Antoine Griezmann, Barcelona dio vuelta un partido muy duro ante el Villarreal y sumó tres puntos que le permiten seguir dependiendo de sí mismo para conquistar el campeonato.


El equipo blaugrana había arrancado perdiendo con un gol del nigeriano Samu Chukwueze, pero Griezmann marcó el empate al minuto y casi no dejó festejar al equipo amarillo. Siete minutos más tarde, un error de Juan Foyth le permitió al francés poner arriba al equipo blaugrana.

El defensor argentino le quiso dar un pase a su arquero, después de controlar una contra del Barcelona y con mucha mala suerte no vio que Griezmann estaba cerca de la jugada. El francés interceptó el pase y definió cruzado al segundo palo.

El Barcelona ocupa el tercer lugar con 71 puntos (empatado con el Real Madrid), y quedó a dos del líder Atlético de Madrid, quien juega este domingo en Bilbao contra el Athletic.

El equipo azulgrana se jugará buena parte de sus opciones de título en los próximos 15 días, ya que el jueves se medirá con el Granada el partido postergado que tiene, el fin de semana se desplazará al siempre complicado estadio de Mestalla en Valencia y en dos semanas recibirá en el Camp Nou al Atlético, un duelo en el que se podría decidir el campeón.

“Intentaremos ganar todos los partidos, es la única manera para ser campeón. No va a ser fácil, pero tenemos grupo para lograrlo”, dijo Griezmann luego de la victoria y aseguró que quedan “seis finales”.