Los trabajadores del volante siguen siendo víctimas reiteradas de la delincuencia. Tal es el caso de lo ocurrido con un remisero que la noche del domingo resultó blanco de un violento asalto.

La secuencia se inició cerca de las 20 cuando Esteban Bustamante (33) circulaba a bordo de un Fiat Palio, remises de la empresa Capital, y en la esquina de bulevar Gálvez y Marcial Candioti tomó como pasajeros a una pareja.

Pero a los pocos minutos de subir al vehículo comenzó el terror. “Está robado”, lanzó el rufián mientras apuntaba con un arma de fuego a la cabeza del chofer. Acto seguido le ordenó: “Vamos para Alto Verde”.

La pesadilla se prolongó hasta que llegaron a la manzana 7 del citado distrito costero, en cercanías del terraplén. Allí el trabajador fue despojado de todo el dinero que tenía consigo, además de dos teléfonos celulares, documentación personal, una mochila y una campera.

Una vez logrado su objetivo los malvivientes (un hombre de unos 40 años y una mujer de baja estatura) se alejaron, no sin antes reiterar amenazas de muerte hacia su víctima.