El continuo incumplimiento en las entregas de la farmacéutica ha llevado a la Comisión Europa a denunciar a AstraZeneca por incumplimiento de contrato.

“No se han respetado algunos términos del contrato y la empresa no ha aportado un plan fiable “ para garantizar una distribución de la dosis, ha dicho el portavoz Stefan de Keersmaecker. La denuncia la ha interpuesto la Comisión Europea, en su nombre y en el de los estados miembros.

Fue la semana pasada cuando el ejecutivo comunitario ya planteó ante los países la posibilidad de dar este paso al ver la falta de respuesta a sus requerimientos para que acelerara la entregas para cumplir con el calendario previsto. Una primera iniciativa en marzo de mandar una carta para activar un mecanismo de resolución de conflictos no dio ningún resultado.

Según el contrato firmado, AstraZeneca debía entregar en el primer trimestre 120 millones de dosis y solo aportó 30; y en el segundo, de los 180 comprometidos, solo prevé entregar 70 millones. Es decir, en global solo ofrecerá un tercio de lo previsto, y ello, con sospechas de que está priorizando al Reino Unido en sus entregas.

Estos incumplimentos, además de algunos efectos secundarios de la vacuna de AstraZeneca, con algunos raros casos de trombosis, ha decidido a Bruselas a confiar básicamente en Pfizer como su gran proveedor, para el presente y también para el futuro. Ha empezado  a negociar la compra con Pfizer de 1.800 millones de dosis para los dos próximos años. Mientras, con AstraZeneca no ha activado la opción de que disponía de comprar 100 millones de dosis suplementarias.

Por su parte, AstraZeneca considera que la demanda no tiene fundamento porque que ha “respetado completamente” el contrato firmado. “Las vacunas son difíciles de fabricar, como lo han demostrado los problemes que han encontrado varios grupos en Europa y en el mundo. Hacemos progresos para superar los desafíos técnicos y nuestra producción mejora”, argumentan en un comunicado.