La Sala 3 de la Cámara porteña le otorgó la excarcelación a Rubén Darío Machuca que en noviembre pasado golpeó junto a un cómplice al conductor para asaltarlo en Barrio Norte.

La Sala III de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional de la Ciudad de Buenos Aires le otorgó la excarcelación bajo una caución de 80 mil pesos a Rubén Darío Machuca, uno de los dos motochorros que el jueves 5 de noviembre pasado asaltaron y agredieron al periodista Baby Etchecopar cuando se retiraba de Radio Rivadavia, en Barrio Norte.

Machuca, de 34 años y oriundo de Merlo, fue detenido a unas pocas cuadras del lugar donde ocurrió el hecho y estuvo detenido hasta este jueves, cuando le fue otorgada la libertad por el juez Mario Magariños.

El pedido de excarcelación ya había sido rechazado en primera instancia por el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 20, que basó su decisión en la gravedad de los hechos que se le imputan, la existencia de un supuesto riesgo de entorpecimiento en la investigación -que recientemente fue elevada a juicio-, teniendo en cuenta que sus cómplices no fueron detenidos tras el hecho y ante la posibilidad de que las víctimas puedan ser objeto de hostigamiento o amenazas durante el proceso.

La decisión fue apelada por su defensa y pasó a manos de la Sala III Cámara Nacional de Casación que, en los últimos días, en una resolución que lleva la firma del juez Magariños, le otorgó la excarcelación bajo una caución real de 80 mil pesos y la obligación de comparecer todos los meses ante el tribunal que lleva el expediente.

En el fallo, al que tuvo acceso Infobae, el juez Magariños indicó que la decisión del Tribunal N° 20 se basó en una “interpretación errónea” y destacó que tanto la calificación provisoria del hecho como la ausencia de antecedentes condenatorios permiten que, al ser juzgado, se aplique una eventual pena en suspenso. También fue evaluado positivamente el arraigo en el domicilio que aportó a la Justicia, donde convivirá con su esposa y sus dos hijos.

El robo se produjo el jueves 5 de noviembre, pasadas las 14, cuando el periodista salía tras realizar su programa en Radio Rivadavia. En ese momento, sobre la calle Arenales al 2400, Baby Etchecopar fue abordado por Machuca, que tras un forcejeo logró quitarle el reloj y lo tiró al piso. Luego se subió a la moto que conducía su cómplice, y huyó.

El personal de la Comisaría Vecinal 2A de la Policía de la Ciudad interceptó a Machuca a unas pocas cuadras del lugar del hecho, en Juncal al 2100. Entre sus pertenencias tenía el reloj atribuido a Etchecopar.

Debido al forcejeo para evitar que le roben, Etchecopar sufrió lesiones en un hombro y fue llevado de inmediato al Hospital de San Isidro, ya que solicitó ser atendido por su traumatólogo de confianza. Según confirmó él mismo, producto del tironeo sufrió una luxación.

“Salí de la radio y un tipo grandote me empujó y me caí sobre el hombro. Ahí empezamos forcejar y me sacó el reloj. La policía lo vio en el momento y a las pocas cuadras lo agarraron. Lo malo es que si no me apuraba a hacer la denuncia lo liberan. Para mí fue al voleo. Ellos ven a alguien con algo y se mandan. Me lo hacen a mí o una persona de ochenta años”, dijo el conductor tras el hecho.

Machuca, de acuerdo a sus registros en AFIP, trabajó los últimos cinco años en una empresa dedicada al servicio de taxis, remises y alquiler de autos en CABA. La compañía para la que trabajaba le pagó por última vez en septiembre pasado y ante la consulta de Infobae tras el robo aseguraron que analizaban desvincularlo.

El hombre también trabajó en otras empresas de transporte de pasajeros a lo largo de los años. Fuentes gremiales reconocieron a Machuca como integrante del Sindicato de Peones de Taxis. De hecho, en sus documentos personales figuraba como domicilio la dirección de un polideportivo dependiente de esa asociación gremial.

“Corresponde añadir que la defensa ha aportado el domicilio donde Machuca residirá junto a su esposa y sus dos hijos, circunstancia que da cuenta que el nombrado cuenta con arraigo y contención familiar, lo que ha de valorarse positivamente”, afirmó Magariños.