La cuenta del religioso, conocido como el Padre Cheke, ya suma más de 683.000 seguidores.

Cuando hace un año estalló la pandemia, el sacerdote mexicano Ezequiel Padilla, de 48 años, decidió afrontar las restricciones del confinamiento contactando con sus fieles a través de las redes sociales, en concreto mediante TikTok, donde ya acumula 683.000 seguidores. En esta plataforma, el cura publica videos en los que actúa, pone música y muestra situaciones cómicas y que suman en total 3,2 millones de Me gusta.

Conocido como el Padre Cheke, el sacerdote cuenta que su “curiosidad por esta red social” comenzó en marzo del año pasado, tras volver de un “encuentro de formación en Italia”. En esas semanas, la pandemia empezaba a sentirse en todo el mundo, pero en México “no había ningún protocolo de salud”, por lo que decidió iniciar su propia cuarentena en su casa y buscar una nueva manera de contactar con los fieles. Fue así como descargó la aplicación TikTok.

Sus inicios

Según explica, su primer video grabado en en Puebla (México) consistió en una bendición en el altar de la Capilla del Sagrado Corazón y San Cayetano, de la que es rector. Cuando la subió a la plataforma, la cantidad de personas que lo seguía se disparó. “De tener 20 seguidores se multiplicaron y llegué a tener 10.000 en unas cuantas horas”, recuerda.

Así comenzaron los videos, que hasta tienen su propia etiqueta: #ChekeTokers. De esta forma, el religioso dice querer mostrar “un Cristo joven y un Cristo vivo”, así como transmitir la idea de que “Dios te puede hablar a través de una red social”. Te puede hablar a través de un libro, de un comentario, incluso desde un programa de televisión, solo hay que estar atento”, sostiene.

En ese sentido, recalca que la religión y la vida cotidiana no están separadas, como se encarga de recordar él mismo con sus videos. En este sentido, recalca que se muestra estricto con su rol de sacerdote, pero al mismo tiempo intenta ser alegre para estar cerca de la gente.