Lo votaron representantes gremiales y empresariales. El nuevo sueldo mínimo será de $29.000. La primera cuota en abril será del 9%.

Representantes de gremios y empresas acordaron hoy un aumento del 35% en el salario mínimo en siete tramos no acumulativos, que lo llevará a $29.160 recién en febrero del 2022, aunque volverán a negociar en septiembre próximo.

El acuerdo se concretó durante el encuentro del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil realizado de manera virtual, encabezado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni.

El ajuste del 35% -definido con 31 votos a favor y una abstención, a cargo de la CTA Autónoma- se abonará en las siguientes cuotas: abril 9%, mayo 4%, junio 4%, julio 3%, agosto 5%, noviembre 5% y febrero de 2022 el restante 5%.

Iguales porcentajes en los períodos y formas detallados, se aplicarán a las prestaciones por desempleo, informó la cartera laboral en un comunicado.

Se trata de una pauta salarial que alentaba la Casa Rosada y cercana a las paritarias que vienen firmando los principales gremios en los últimos días, como Comercio (32%), UOM (36%) y UOCRA (35%).

Con la mayoría de las centrales sindicales alineadas con el oficialismo, finalmente se llegó a un rápido entendimiento con el sector empresario, sin necesidad de que el Gobierno tenga que laudar.

Durante la reunión Moroni felicitó a los participantes por “mantener las instituciones de diálogo social, aún en un momento crítico” en medio de la pandemia.

Por su parte, Cafiero destacó la importancia de “encontrar ámbitos de diálogo, de discusión y de puesta en común, para que podamos tener una recomposición real de los salarios, que le ganen a los precios de la economía y a la inflación”.

En la previa, los dirigentes de la principal central obrera, la CGT, pedían un incremento de entre 35 y 40 por ciento, de ser posible en una sola cuota, y un planteo similar tenía la CTA de los Trabajadores.

En tanto, la CTA Autónoma solicitaba una suba más cercana al valor de la canasta básica, que actualmente se calcula en $60.000, por lo que al final se abstuvo a votar el acuerdo.

Por la CGT participaron de la reunión sus dos secretarios generales, Héctor Daer y Carlos Acuña; como también Andrés Rodríguez, Gerardo Martínez; Sergio Romero, José Luis Lingeri, Roberto Fernández, Víctor Santa María, Jorge Sola, Rodolfo Daer, Julio Piumato, Noemí Ruiz, Antonio Caló y Armando Cavalieri.

Por la CTA de los Trabajadores y la CTA Autónoma estuvieron sus respectivos titulares, Hugo Yasky y Ricardo Peidró.

En representación del sector empresarial asistieron por la UIA Daniel Funes De Rioja, Juan José Etala, Julio Cordero, Guillermo Moretti y Horacio Martínez, mientras que por la Cámara Argentina de Comercio lo hizo Pedro Etcheberry y por la Cámara Argentina de la Construcción, Jorge Hulton.

Por las cámaras agropecuarias estuvieron Carlos Achetoni, Daniel Pelegrina, Paulo Ares, Alberto Frola; por la Asociación Empresaria Argentina participó Jaime Campos y por CAME, Pedro Cascales.

En representación de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica, Verónica Sánchez, por la Asociación de Bancos Privados, Javier Bolzico, y por la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Guillermo Gamble.

Como invitados estuvieron también el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo; el titular de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), Esteban Castro, y el presidente de CGERA, Carlos Marín.