Este martes comenzó el armado del hospital reubicable en terrenos del Liceo Militar. El intendente Jatón recorrió la zona y conversó con las autoridades que tienen a su cargo el montaje.


Tal como lo anunciara Presidencia de la Nación, este martes arribaron a la capital de la provincia, los camiones que transportan la estructura y el equipamiento de un hospital modular, dispuesto por el Ministerio de Defensa. En ese sentido, desde la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana del municipio se montó un fuerte operativo de seguridad para permitir la llegada de los vehículos a la zona de avenida Freyre.

Además, autoridades de la Municipalidad participaron de la reunión previa al montaje del efector sanitario en un predio perteneciente al Liceo Militar General Belgrano, ubicado frente al hospital “José María Cullen”. De este modo, el intendente Emilio Jatón formó parte del encuentro en el cual se definieron los detalles de la radicación del hospital de campaña. En el mismo también estuvieron autoridades nacionales, provinciales y del hospital Cullen.

Concluida la reunión, se concretó una recorrida por el predio para determinar el lugar exacto de la instalación y se adelantaron algunas características de la misma. En primera instancia, se confirmó que el montaje llevará cerca de dos días y, una vez concluido, permitirá sumar 40 camas para la atención de los pacientes que están cerca de recibir el alta.

Jatón destacó la importancia del que el municipio articule el trabajo con Nación y provincia, en pos de generar las acciones necesarias para cuidar a los santafesinos. Además, recordó que el hospital de campaña fue un compromiso del presidente Alberto Fernández con la ciudad de Santa Fe y subrayó la necesidad de estar preparados para cuidar a los vecinos y vecinas de la capital provincial, en el contexto de esta segunda ola de COVID-19 que atraviesa el país.

“Este es un trabajo conjunto: municipio, Nación y provincia debemos estar articulados y eso es lo que estamos haciendo hoy”, insistió el intendente.

De igual modo, mencionó que aún quedan algunas cuestiones a determinar, una vez que el hospital modular esté montado, tal es el caso de los servicios de luz y agua. Además mencionó que se trabaja en los cambios que seguramente se observarán en esa zona geográfica de la ciudad, teniendo en cuenta la circulación de las personas y el traslado de los pacientes que operará desde y hacia el hospital “José María Cullen”.

Al respecto, detalló que “en esa logística estamos trabajando junto a Nación y provincia”, aunque mencionó que “la intención es no interrumpir el tránsito vehicular sobre avenida Freyre, sino diseñar un operativo acorde a las necesidades”.



Algunas características

La coordinadora de Bienestar del Personal de las Fuerzas Armadas, Marcela Ovejero, agradeció la colaboración de todos los participantes en el arribo del hospital modular y brindó algunas características del mismo. Según dijo, el armado está a cargo de un grupo de 30 personas y demora dos días, pero “trataremos de hacerlo en menos tiempo debido a la necesidad que tenemos de contar con las camas lo más pronto posible”.

En cuanto a las tareas, describió que “empezaremos por el piso y luego comienzan a montarse en secuencia las carpas para lograr la conectividad entre ellas”. Sobre la estructura, señaló que posee “un gran distribuidor tipo rotonda en el medio, que despliega a cuatro áreas de internación. Y se suma una carpa auxiliar que se puede utilizar como depósito u office de enfermería, dependiendo de la utilidad que se le quiera dar”.

Igualmente, añadió que “la capacidad es de 40 camillas” y que “todas las carpas poseen iluminación y equipos de aire acondicionado, así como conexión de lavabos para mantener la higiene tanto del personal como de los pacientes que estarán en este lugar”.

Por su parte, el secretario de Salud, Jorge Prieto, mencionó que la radicación del hospital “para nosotros implica un gran alivio frente a la situación que estamos atravesando en la pandemia, con una segunda ola que nos ha alcanzado con un nivel de ocupación de camas altísimo”. En ese sentido, aseguró que “siendo el Cullen uno de los hospitales de referencia, la idea de emplazar este hospital móvil enfrente para optimizar el recurso humano, hoy tan crítico”.

Sobre los pacientes que serán derivados al efector móvil, dijo que “serán aquellos de pre-alta, o cuya complejidad pueda ser asistida con un equipo mínimo”, por lo que en el edificio del Cullen continuarán atendiéndose las patologías COVID”.

Finalmente, el director del Liceo Militar “General Manuel Belgrano”, Coronel Francisco Cajal, recordó que el predio donde se radicará el efector modular “además de ser una unidad militar, es un instituto educativo”, por lo que se instalará “un vallado perimetral olímpico que evitará todo contacto del hospital con el instituto educativo, tanto físico como visual”.

“Esto va a hacer que funcione armónicamente el hospital en este sector mientras el Liceo siga con su tarea educativa como corresponde”, concluyó.