Autoridades de tres instituciones médicas privadas de Bariloche y del hospital público Ramón Carrillo, expresaron en conferencia de prensa su preocupación porque comienzan a faltar camas de terapia intensiva y advirtieron que hay pacientes en las guardias de los hospitales en espera de una.

“Desde hace un día y medio no hay camas de terapia intensiva”, admitió Leonardo Gil, director del hospital zonal y titular de la IV Zona Sanitaria. Ante esta situación en las instituciones médicas se dispusieron áreas con respiradores y hay pacientes en las guardias, aguardando que se libere una cama UTI.

Ante el grave panorama, Gil pidió a la población “limitar extremadamente todos los cuidados y hacer las actividades que sean absolutamente necesarias” e indicó que hay un aumento semanal del 63% en los contagios, donde de mil pacientes, el 20% requiere internación y el 2,5% terapia intensiva.

“Necesitaríamos entre 25 y 30 camas de terapia semanales, lo cual no tenemos, porque en promedio un paciente está entre 20 y 25 días de estadía en terapia, por lo que se nos formaría un cuello de botella como está sucediendo en este momento”, detalló el médico y solicitó a los contagiados que si tienen síntomas y no integran los grupos de riesgo, “es preferible que se aíslen en sus casas”.

En Bariloche un traslado a otra ciudad con capacidad de respuesta implicaría un viaje de al menos 500 kilómetros. Según se afirmó en el portal Río Negro, es la primera vez desde el inicio de la pandemia que la ciudad se queda sin camas de terapia intensiva disponibles.