La mujer, de 23 años, también apuñaló a uno de los mellizos recién nacidos y convivió cuatro días con los cadáveres. El macabro hecho ocurrió en los Estados unidos.


Una aberrante situación se vivió en la ciudad de Nueva York, donde una mujer de 23 años mató a sus mellizos recién nacidos con desinfectante en la mamadera y agua hirviendo, porque según la asesina los “bebés no la dejaban dormir”, en tanto, la justicia confirmó que la criminal, que enfrenta dos cargos de asesinato en primer y segundo grado, estuvo cuatro días con los cuerpos de las criaturas.

La policía de Nueva York investiga el asesinato de mellizos recién nacidos en el barrio de Queens y por el crimen, detuvieron a su madre, Danezja Kilpatrick, que fue acusada de envenenarlos, tirarles agua hirviendo y apuñalar a uno de ellos. Además, la fiscalía fiscal de Queens reveló que la mujer de 23 años permaneció cuatro días junto a los cuerpos.

Medios locales dieron a conocer algunos detalles del horrendo crimen en el cual Kilpatrick primero puso desinfectante para pisos en sus mamaderas para envenenarlos. Luego, los llevó a la bañera y les tiró agua hirviendo encima.

Entonces su hija Dakota, de 46 días, dejó de moverse. Kilpatrick envolvió su cuerpo en una manta rosa y la puso en una bolsa de consorcio que escondió debajo de la pileta de la cocina.

Dakota y Dallas, los bebés asesinado (Facebook).

Dallas, el varón, fue encontrado acostado boca abajo dentro de un moisés, con un cuchillo en la parte posterior de su cuello y tapado con una manta, según el expediente judicial.

La mujer, madre soltera, declaró a la policía tras ser detenida que “los bebés no la dejaban dormir”. “Me rendí y dejé de preocuparme. No me importaban los bebés, por eso los envenené”, dijo Kilpatrick, según el diario New York Daily News.


Cabe destacar, que fue una prima quien avisó a la policía el jueves 22 de abril al temer por la salud de los chicos, tras una conversación telefónica que la dejó preocupada.

La hermana de Kilpatrick, Quanteya, la visitó y también notó algo raro: “Apenas entré, supe que algo estaba mal”, dijo Quanteya, de 39 años, según el diario Daily News. “Algo me estaba dando malas vibras… No había ropa de bebé, ni mamaderas . Me dijo que los chicos estaban con su padre“.

Todo parecía ser amor y alegría en la casa (Facebook).
A su llegada, la policía descubrió a dos bebés “inconscientes y sin respuesta”. “Los servicios de emergencias los declararon muertos en el lugar”, dijo un vocero.

“Este es un caso trágico y desgarrador”, dijo la fiscal de distrito de Queens, Melinda Katz. “Dos bebés están muertos y su madre fue acusada de hacer lo impensable. Este debería haber sido un momento de alegría para esta familia. En cambio, los familiares de los bebés están de luto por las muertes”, agregó.

Crimen de bebés: indignación en el barrio
El caso provocó una fuerte conmoción en el barrio. “Eran bebés inocentes. No se lo merecían“, dijo Nicole Bickett, vecina y madre de tres hijos.

Kilpatrick fue acusada de dos cargos de asesinato en primer y segundo grado. Según el canal CBS, la mujer tenía un largo historial de problemas psiquiátricos.