El humorista se refirió al fuerte episodio que vivió en su ciudad natal, Rosario, cuando era adolescente.

“Yo era muy jovencito e iba a una iglesia muy seguido. Iba a agradecer o a pedir. Me sentaba ahí, a tener un momento tranquilo. Nunca iba a misa. Había un cura que me dijo: ‘A vos te veo siempre’. ‘Sí, vengo acá porque vivo cerca’, le dije. ‘Bueno, pasá a mi despacho así charlamos’, me dijo”, comenzó el actor sobre la estremecedora situación transcurrida en su Rosario natal.

Y reveló: “Y cuando paso a su despacho, me dijo: ‘Mirá, tengo esos libros ahí en el escritorio’. Me los pongo a ver y viene el cura y me abraza de atrás, con todo, y me apoya. Y le digo: ‘¿Qué haces, la re con… de tu hermana?’. Le pongo un codazo y me lo saco. Lo reputeé y me fui”.

A corazón abierto, continuó con su relato: “En ese entonces no había Instagram, no había nada. No estaba esta cosa del escrache. Ni siquiera a mis viejos les conté. Yo tenía 16 años, era un nene”.

Luego, Pachu reflexionó: “Hay muchos casos de curas que abusaron de chicos. Está lleno, en todo el mundo. Lo que me molesta de esto es que siempre son protegidos. Después los mandan a otros lados, pero siempre se los protege. Me parece que estos tipos deberían estar en cana, si se comprueba lo que es un abuso. Sobre todo, con los chicos”.

“No estaba esta cosa del escrache. Ni siquiera a mis viejos les conté. Yo tenía 16 años”.

Por otro lado en diálogo con “El Show del Espectáculo”, el humorista contó cuál fue “el momento más duro” que debió enfrentar: “Fue cuando partió mi madre. Murió cuando yo estaba en Buenos Aires y no llegue a verla en sus últimos momentos con vida. Son cosas que después te reprochás. Tendría que haber viajado. Mi viejo me dijo: ‘No viajes ahora, venite mañana temprano’. Y me quedé con esa espina”.