El ministro de Gestión Pública de Santa Fe, Marcos Corach, aseguró hoy que si continúa la tendencia alcista de casos de coronavirus “no vamos a poder atender a todos” porque “estamos al límite en el sistema de salud y en oxigeno”.

Respecto a la presencialidad en las escuelas, el funcionario aseguró que la sostendrán “lo máximo posible”, aunque los sindicatos docentes pidieron hoy que se adopten “restricciones más severas” y se suspendan las clases en las escuelas “por un período determinado para evitar la propagación del virus”.

Corach, en declaraciones difundidas por el gobierno provincial, indicó que “en la provincia el sistema sanitario está al límite”, del mismo modo que “los recursos humanos y el oxígeno” .

“Si seguimos esta tendencia va a llegar el momento en que no podamos atender a todos. Hay que bajar los contagios y tomar conciencia, lo que menos quisiera uno es que alguien no encuentre una cama para atenderse”.

“La población tiene que saber que el límite de aumento de camas ya es muy finito”, sostuvo el ministro de Gestión Pública, luego de que el Gobierno difundiera días atrás que Santa Fe incrementó en un 300% el número de camas críticas desde el inicio de la pandemia, hace un año.

Corach recordó que el Gobierno decidió “suspender las cirugías en el sistema privado en toda la provincia” y que en el sistema público ya estaban suspendidas desde el 1° de abril, para descomprimir la demanda de camas.

En cuanto a las clases en Santa Fe, que se dan bajo el sistema mixto de virtualidad y presencial en las aulas, el funcionario dijo que “la presencialidad la vamos a sostener lo máximo posible” ya que “por alguna razón fueron prioritarios los docentes a la hora de definir quiénes iban a ser vacunados”.

Sin embargo, los principales gremios docentes insistieron hoy durante una reunión con funcionarios de las carteras educativas y sanitarias en la necesidad de “restricciones más severas y de suspensión de la presencialidad por un período determinado, para evitar la propagación del virus”.

“Las escuelas son lugares donde todos sus miembros hacen esfuerzos denodados por cumplir y sostener los protocolos, pero la escuela sola no puede”, sostuvo en un comunicado tras la reunión la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé).

La entidad sindical añadió que “la escuela es parte de una comunidad y, si esa comunidad tiene un alto nivel de casos positivos, los niños, niñas, docentes y asistentes escolares están en riesgo”.

Según dijo la secretaria general de Amsafé, Sonia Alesso, un informe del Ministerio de Educación que les dio el Gobierno indica que desde el 16 al 22 de abril se registraron 309 casos positivos en docentes y 218 en alumnos.