El estudio realizado por la Fundación SM también reveló que el 40% de los jóvenes entre los 15 y 29 años gana menos de un millón de pesos.

La Fundación SM, a través de su Observatorio de la Juventud en Iberoamérica y la Pontificia Universidad Javeriana y su Observatorio Javeriano de la Juventud, publicó un informe denominado ‘Juventudes colombianas 2021. Preocupaciones, intereses y creencias’, el cual, además de buscar orientar las labores de los docentes y las personas que acompañan los procesos educativos en Colombia, se enfocó en los jóvenes del país, “que desde sus diversos lugares de acción y trabajo colectivo, buscan mejores caminos de actuación social y política”.

Los resultados del informe surgieron tras encuestar a un total de 1.620 jóvenes entre 15 a 29 años, teniendo en cuenta hasta ocho núcleos de análisis: “marco político y social; visión de las y los jóvenes sobre asuntos importantes; ocupación; uso del tiempo libre; aspectos de la juventud y su auto percepción sobre temas éticos y sobre la justicia de género; religiosidad y migraciones”.

Uno de los puntos más llamativos del informe da cuenta de la alta tasa de deserción escolar y lo que este denomina un “mercado laboral precario”. Los resultados mostraron que el 49,3% de los jóvenes abandona sus estudios producto de las dificultades económicas que padecen, seguido de las necesidades de trabajar (19.9%). Apenas el 13,8% desertaron tras considerar que habían alcanzado la educación máxima en su carrera. Según Martha Lucía Gutierrez, coautora del estudio, más del 40% gana menos de un millón de pesos y un 30% gana menos de 500.000 pesos.

Acorde a los grupos socioeconómicos, se pudieron identificar dificultades en el desarrollo económico y social de la juventud en Colombia. El 48% de los encuestados tienen como principal ocupación el estudio, mientras que para el 35% la prioridad es el trabajo, pero “los jóvenes que pertenecen a grupos de menor posición social o grupos más ‘vulnerables’, se ven obligados a asumir responsabilidades laborales -y en el hogar- con mayor frecuencia que los que no forman parte de estos grupos”, se precisó en el informe.

En cuanto a la participación política, los mayores de 18 años, que son los que tienen derecho a ejercer el voto, dejaron en evidencia que sí participaron en las últimas elecciones (59%). No obstante, es llamativo que, en promedio, solo el 12% confía en el gobierno de turno y un 7% en los partidos políticos actuales.

Acorde a la muestra, la religión continúa siendo un apartado fundamental en el desarrollo de la persona. “El 73% se auto identifi­can como creyentes de una confesión religiosa”, porque consideran que les da paz interior (58%), los protege (48%), les ayuda a tomar decisiones (37%) y, finalmente, puesto que ello da sentido a su vida (33%). La mayoría de estos jóvenes aseguraron ser católicos (65%), mientras que apenas el 11% se declaró protestante o evangélico; el 10% dijo no tener religión.

LAS PREOCUPACIONES DE LOS JÓVENES DE CARA AL 2021:

En diciembre del año pasado, un estudio realizado por Cifras y Conceptos para la Universidad del Rosario y El Tiempo, reveló que las preocupaciones más grandes de los 1.489 jóvenes encuestados giraban en torno al desempleo y los problemas económicos, y por un amplio margen de diferencia.

Cuando se les consultó por sus principales problemas, el 31% afirmó que la crisis económica, mientras que el 27% manifestó que el desempleo, fenómeno que trae más afectaciones en los estratos socioeconómicos bajo y medio, con un 28% y 27% respectivamente. Ya más abajo en los resultados aparecen los “problemas personas y emocionales”, marcando un 11%, y “mantener el aislamiento y la movilización”, teniendo en cuenta la pandemia por la COVID-19, con un 8%.

El Departamento Nacional de Estadística (Dane) había informado que, para febrero de 2021, la tasa de desempleo en Colombia se ubicaba en el 15,9%, que representó un aumento de 3,7 puntos porcentuales a comparación del mismo mes el año pasado (12,2%).