Un hecho con tintes de las series de Pablo Escobar ocurrió recientemente en la Provincia de Buenos Aires. El hecho se conoció a partir de que el director de Asuntos Políticos de la jefatura de Gabiente de la Nación, Agustín Balladares, denunció a través de sus redes sociales y ante la comisaría correspondiente que militantes de su espacio político fueron agredidos en la tarde noche de este miércoles, mientras realizaban actividades, por personas a las que el funcionario vincula con las autoridades municipales de Lanús.

Según describió en su denuncia, el incidente se desató cuando cuatro autos que circulaban por la avenida Centenario Uruguayo de ese municipio cruzaron el vehículo que conducía un militante de nombre Julio al que “increparon, destrozaron la camioneta, lo golpearon y con un machete le cortaron la cara, la cabeza, la espalda y literalmente dos dedos de la mano”.

Las heridas provocadas determinaron que la persona agredida fuera atendida e internada en el Hospital Narciso Lopez, para recibir tratamiento traumatológico.

El funcionario nacional atribuyó las agresiones a “un grupo de personas lideradas por ‘Juanchi’ y ‘Coyono’”, dos hombres que al parecer se dedican también a realizar pintadas en los paredones de Lanús en favor de las autoridades locales.

“No contentos con esa masacre en plena Lanús, fueron con la misma violencia a la calle Bustamante a buscar a otro compañero nuestro, Daniel, quien estaba en su casa con su familia. Con violencia y amenazando con armas de fuego, repetían lo mismo que le dicen a cada compañero que van a ‘apretar’: ‘Si seguís trabajando, militando y pintando para Balladares, te vamos a matar, cuidá a tu familia’”, relató Agustín Balladares.

El funcionario aseguró que desde su espacio realizaron “la denuncia en la comisaría competente” y anticipó que harán una ampliación de la denuncia “con más elementos probatorios en la justicia”.

“Queremos ir a fondo. No toleramos más mafias en la política. No lo vamos a naturalizar, no vamos a hacer como si nada pasara. Hago responsable a (el intendente de Lanús Néstor) Grindetti y (al jefe de gabinete Diego) Kravetz de la integridad física de mis compañeros de militancia y mi familia. Estás prácticas mafiosas merecen el absoluto repudio de todos los sectores de nuestra sociedad”, enfatizó Balladares.

Consultado por el medio local InfoRegión, Kravetz aseguró que no estaba al tanto de la denuncia. “Si hay un tema judicial, lo ayudamos”, aseguró, pero afirmó que no tenía idea de lo que había ocurrido.