Mauro Blanco no podrá ocupar cargos en la Justicia por diez años. Es el tercer funcionario apartado en medio de sospechas de corrupción.

Investigado por su relación con el narcotráfico, un fiscal de Santa Fe fue destituido este jueves por una decisión unánime de los legisladores de esta provincia.

Mauro Blanco había sido suspendido en octubre del año pasado por diputados y senadores. El avance en la causa en la que está imputado por múltiples delitos llevó a disponer su detención, el 16 de abril pasado.

El fiscal adjunto de Venado Tuerto fue acusado la semana pasada de recibir 500 mil pesos para morigerar la situación legal de dos personas en un caso de estafa y de filtrar información sensible a un hombre investigado por narcotráfico, a quien además visitaba.

Además, el fiscal de Reconquista Leandro Mai lo imputó por enriquecimiento ilícito, por la omisión de denunciar delitos vinculados con la comercialización de drogas, por incumplir con la protección de testigos y por disponer allanamientos ilegales.

Sólo por el delito de cohecho pasivo agravado por ser miembro del Ministerio Público de la Acusación (MPA) podría caberle una pena de 4 a 12 años de prisión de cumplimiento efectivo.

Un juez dispuso que Blanco cumpla con la prisión preventiva sin plazo en su domicilio.

Los delitos que se le achacan, sustentado en numerosa prueba, fueron tomados por la comisión bicameral de Acuerdos de Santa Fe para disponer la destitución de Blanco y dictar además la inhabilitación por diez años para que ocupe un lugar en el MPA, organismo en el que cumplía funciones desde diciembre de 2014.

“La gravedad de las conductas en las que se halla incurso el Doctor Blanco nos dispensan de mayores consideraciones, quedando en evidencia su falta de idoneidad no sólo profesional o técnica, sino también ética, para tan importante función pública, lo que ocasiona un innecesario daño y desprestigio a la misma y a la institución a la que hasta el día de hoy inmerecidamente pertenece”, plantean los legisladores entre los argumentos de la destitución.

Entre las pruebas que se acumulan en la causa en su contra, se destacan llamados telefónicos donde es mencionado o directamente dialoga con personas investigadas por comercializar drogas.

En un contacto del 14 de agosto de 2019 un preso, detenido en Chaco e identificado como Nahuel Novelino, habla con Milagro Manrique, una mujer a la que le proveía drogas para comercializar.

“Fui, hablé con el fiscal y le di plata porque le dije para que no me haga una causa. Porque, o sea, nos va a hacer una causa a los dos. A mí y a vos”, le explica Manrique. “¿A qué fiscal le diste la plata?”, consulta Novelino. “Blanco, Blanco, Blanco…”, le informa la mujer. En ese caso Blanco podría haber recibido, de acuerdo a la investigación, unos 50 mil pesos.

En otra conversación interceptada es el propio Blanco el que habla con un hombre que había sido detenido por comerciar drogas. El narco recibe información sobre allanamientos y le dice al fiscal que tiene las “revistas” que le pidió, lo que para los investigadores podría tratarse de un código para pactar la entrega de drogas.

El interlocutor con el que habla Blanco es David Roldán, quien en otro contacto producido el 28 de diciembre de 2019 le pregunta al fiscal si puede ir a verlo. El funcionario, inquieto, descarta esa posibilidad. “No, no. Estamos todos acá, con la cana”, le explica. Roldán se jacta, en charlas con otras personas, de su relación con el fiscal.

Blanco planteó en el portal La Voz de Venado Tuerto que era “totalmente falsa” la acusación que se le hacía de tener “una relación opaca con un vendedor de drogas”.

“Cuando un fiscal se esfuerza al máximo por investigar lamentablemente suele pagar las consecuencias”, plantea Blanco en su defensa.

La Legislatura santafesina concluyó este jueves que Blanco cometió un “intolerable apartamiento de la función legalmente confiada, con entidad para lesionar el servicio y la misión institucional que al mismo le corresponde”.

Por lo tanto, dispuso la destitución del funcionario, la máxima sanción disciplinaria prevista por la Ley Provincial N° 13.013.

Otros dos fiscales en la mira

Blanco es el tercer fiscal destituido en Santa Fe luego de que cayeran, en una investigación desarrollada en Rosario, Patricio Serjal y Gustavo Ponce Asahad.

Ambos están involucrados en una oscura trama de juego clandestino y extorsiones. Se los acusa de cobrar entre 4 y 5 mil dólares mensuales para proteger a un empresario investigado por apuestas ilegales.