Científicos polacos descubrieron una momia egipcia embarazada, la primera en este estado en el mundo, en tanto realizaban radiografías de sus restos de hace 2.000 años en el Museo Nacional de Varsovia.

Mi esposo Stanislaw, egiptólogo, y yo, al examinar las imágenes radiográficas, notamos en el útero de la mujer fallecida un cuadro familiar para padres de tres hijos: ¡un pequeño pie!”, señaló ante periodistas Marzena Ozarek-Szilke, antropóloga y arqueóloga de la universidad de Varsovia. “No sabemos por qué no sacaron al feto del útero de la difunta durante su momificación”, señaló Wojciech Ejsmond, de la Academia de Ciencias polaca, que también participa en el proyecto.

Esta momia es realmente única. No hemos encontrado casos similares. Esto significa que ‘nuestra’ momia es la única encontrada en el mundo con un feto” dentro, indicó. Ozarek-Szilke planteó la hipótesis de que hubo la intención de “ocultar el embarazo (…) o, quizás, esto tenía cierto significado vinculado a las creencias sobre el renacimiento en el más allá”.

Esta imagen muestra a los arqueólogos viendo imágenes de rayos X de la momia egipcia embarazada tomadas el 15 de diciembre de 2015 en un centro médico en Otwock cerca de Varsovia, Polonia (AFP)

De acuerdo al estudio de los jeroglíficos inscritos en el sarcófago, en un principio se consideró que la momia era la de un sacerdote que vivió entre el siglo I a. C. y el siglo I d. C. Los científicos, sin embargo, ahora creen que podría ser aún más antigua e intentan averiguar la posible causa de su muerte.

La momia no ha sido abierta, pero una de las radiografías muestra que la mujer tenía el pelo largo y rizado, que le llegaba hasta los hombros. Calculan que la mujer tenía entre 20 y 30 años al morir y que por el tamaño del cráneo del bebé, estaba entre la 26ta y 28va semana de embarazo.

Las imágenes de rayos X de la momia egipcia embarazada fueron tomadas en 2015 en un centro médico en Otwock cerca de Varsovia, Polonia (AFP)

Nos llevamos la primera sorpresa al ver que no tenía pene, y que en cambio tenía senos y pelo largo. Después descubrimos que era una mujer embarazada”, dijo Ozarek-Szilke The Associated Press. “Cuando vimos el pequeño pie y la pequeña mano (del feto) quedamos atónitos”.

Este descubrimiento fue anunciado en el último número de Journal of Archaeological Science, una revista revisada por un comité de especialistas.

Es el primer caso conocido de un cuerpo embalsamado de una mujer embarazada (…) Esto abre nuevas posibilidades de investigación sobre el embarazo en la antigüedad y las prácticas vinculadas a la maternidad”, señala el artículo. La momia fue llevada a Polonia en el siglo XIX e integra la colección de antigüedades de la universidad de Varsovia.

Se conserva en el Museo Nacional desde 1917 y se exhibe en el sarcófago.