Los simpatizantes canallas se juntaron cerca del estadio para expresar su apoyo al equipo. La mayoría no usa tapaboca y no se respeta la distancia social

Cientos de hinchas de Rosario Central protagonizaron esta tardecita de domingo una descontrolada juntada en las inmediaciones del Gigante de Arroyito para apoyar al equipo y recién se desconcentraron cuando llegó al estadio el plantel canalla. Todo ocurrió a dos horas del partido y en momentos en que la ciudadanía espera anuncios de nuevas restricciones por parte del gobernador Omar Perotti.

Lejos de cumplir con las restricciones y los protocolos impuestos por la pandemia del coronavirus Covid-19, los canallas se juntaron en la zona del parque Alem, en la previa del clásico con Newell’s.

Una marea auriazul invadió esa zona de la costanera, muy cerca del estadio de Central. Con bombos, bengalas y banderas, fueron a manifestar su apoyo al equipo como ya lo habían hecho hinchas de Newell’s durante la semana en el “banderazo”. Por ese episodio, hubo más de 100 simpatizantes rojinegros detenidos por la policía.

Pese a que Rosario está atravesando un momento sanitario crítico porque está afectada por la segunda ola de contagios del coronavirus Covid-19, lo hinchas se juntaron como si la pandemia no existiera y sin respetar ningún protocolo.

Tantos fueron los que se convocaron el tránsito en la zona estuvo obstruidos y las calles aledañas también mostraron embotellamientos. La inmensa mayoría está sin tapabocas y sin guardar ningún tipo de distancia.

Los simpatizantes desoyeron así un pedido formulado por jugadores como Marco Ruben, Jorge Broun y Emiliano Vecchio para que no violaran los protocolos y se quedaran a ver el partido en sus casas.