Cien hinchas del canalla fueron detenidos luego de que se reunieran en Avellaneda y Almafuerte para festejar el triunfo, lo que está prohibido en el contexto de pandemia que estamos atravesando.

El jueves previo al clásico, un centenar de hinchas de Newell’s fueron detenidos y sancionados con al menos dos años sin ir a la cancha; y luego del contundente triunfo por 3-0, los simpatizantes de Central fueron los que se reunieron a las afueras el estadio.

Esto se produjo a las 12.45 de la madrugada, momento en el que la circulación estaba prohibida, sumado a la restricción para realizar reuniones multitudinarias por la situación que atraviesa el país en esta segunda ola de coronavirus. Al llegar la Policía los hinchas les arrojaron elementos y hubo disparos de bala de goma.

No fue el único incumplimiento a las restricciones

Horas antes del clásico rosarino, hinchas de Central se juntaron a alentar a sus jugadores en el Parque Alem a pesar de que estos grabaron un video pidiendo que los alienten desde sus casas.

En otros sectores verdes de la ciudad la postal se repitió aunque sin el tono auriazul como denominador común, ya que la alta temperatura y el sol invitaron a utilizar los espacios públicos.