El hospital Cullen sigue trabajando al límite