El titular de Hacienda había pedido la renuncia del subsecretario de Energía, pero lo sostiene aún el entorno de Cristina Kirchner. El Gobierno descartó por el momento volver a dar la asistencia de emergencia.


Cada vez quedan más expuestas las insalvables diferencias entre el kirchnerismo duro y el ministro de Economía Martín Guzmán. En medio de la disputa entre el funcionario y el subsecretario de Energía Federico Basualdo, al que el titular del Palacio de Hacienda le pidió la renuncia, La Cámpora salió a meterle más presión a Guzmán y pidió la vuelta del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Se trata de la asistencia que el Gobierno otorgó el año pasado por la pandemia y que luego dio de baja.

Después de que el gobernador bonaerense Axel Kicillof calificara como un “excelente funcionario” a Basualdo uno de sus ministros también salió a presionar a Guzmán. El ministro de Desarrollo de la Comunidad provincial y referente de La Cámpora Andrés Larroque consideró que “el retorno del IFE es prioritario”. El funcionario dijo que por la situación social “es indispensable que continúe el IFE”, en declaraciones a radio Continental.

A su vez, el interventor de Yacimientos Carboníferos de Río Turbio (YCRT), Aníbal Fernández, aseguro que las fuertes internas “se resuelven en la cabeza del Presidente”, calificó como “un error eso de estar sacando a relucir trapitos” y dijo que le tiene “un enorme respeto a Guzmán”. Pidió “subir un escalón, que lo resuelva el Presidente y que todo el mundo salga de la escena, callarse la boca y cerrar el telón”, en declaraciones a Radio 10.

Desde La Cámpora liderada por Máximo Kirchner negaron la semana pasada a TN.com.ar que el subsecretario de Energía tuviera pensado abandonar el cargo, lo que fue ratificado a través de un comunicado. Manifestaron: “Nunca existió el pedido de renuncia a Federico Basualdo. Las operaciones de prensa no contribuyen a conducir la política sectorial en un momento tan delicado para el país. Basualdo nunca planteó el congelamiento de la tarifa. Las audiencias públicas marcan claramente el sendero: cuidar el bolsillo de la gente y dar previsibilidad al sector”.

La feroz interna entre Guzmán y Basualdo
El titular del Palacio de Hacienda le pidió la renuncia al funcionario, que se niega a abandonar el puesto y que tiene el apoyo de la vicepresidenta Cristina Kirchner. La pulseada pasa por las diferencias insalvables por la suba de tarifas de servicios. Basualdo es uno de los referentes de en materia energética de los sectores más duros del kirchnerismo y prendió la mecha días atrás, al plantear en público que las boletas podrían aumentar “7%, 9% o nada”.

Finalmente el Ejecutivo dispuso una suba del 9% y para este año se espera otra alza similar para este servicio. Esa cifra está lejos del 29% que estableció Guzmán en el Presupuesto 2021. Esa era el porcentaje que impulsaba el ministro, por el fuerte peso que tienen los subsidios en el gasto público.

La tensión de Guzmán con el kirchnerismo
En medio de la renegociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) surgieron fuertes diferencias entre el kirchnerismo duro y el ministro, como el escándalo por la vacunación VIP contra el coronavirus. Tanto el funcionario como el equipo de él recibieron la inmunización por fuera del cronograma previsto por el Gobierno, y dijeron que no preguntaron de dónde venían las inmunizaciones. Guzmán planteó que se dio la vacuna por recomendación médica de la Casa Rosada, aunque eso no cayó bien en el Gobierno.

Se suman las posiciones radicalizadas de la vicepresidenta, que empujaron al funcionario a hacer planteos más duros. Por ejemplo cuando afirmó que ese organismo “también es responsable de todo lo que ocurrió en la Argentina”. Estas palabras complican la relación con el FMI, en momentos de renegociación de la deuda.

Por otro lado llegó a reunirse varias veces con Cristina Kirchner, encuentros que incluyeron un viaje del funcionario en secreto a El Calafate. En la reunión en el Sur la vice le transmitió que no quiere ajustes al tratarse de un año electoral, y el ministro le expresó que es clave llegar a un acuerdo con el organismo internacional.