Propietarios y empleados de locales de gastronomía de Rosario se reunieron frente a la sede local de Gobernación. Remarcaron que en sus negocios “no hay contagios” y pidieron “ayuda económica” o exención “en el pago de impuestos” 

Tras las nuevas medidas sanitarias impuestas desde el lunes, bares, restaurantes, heladerías y otros autorizados a funcionar como tales, hasta el 7 de mayo podrán tener atención al público solo hasta las 19. Por este motivo, representantes del sector gastronómico se manifestaron este martes frente a Gobernación en pedido de la extensión horaria y “una ayuda del gobierno”.

A diferencia del resto del territorio provincial, los departamentos Rosario y San Lorenzo fueron catalogados como zonas de Alerta Epidemiológica, por lo que las restricciones son mayores. Las medidas tomadas por el gobierno provincial desataron la convocatoria del sector frente a Gobernación, donde destacaron que el recorte del horario de cierre afecta gravemente el funcionamiento, por lo que afirmaron en contacto con De 12 a 14 (ElTres): “Necesitamos una ayuda del gobierno aunque no nos guste”.

En este sentido, referentes del sector advirtieron que la situación “se arrastra de hace dos años”. Y agregaron, “tenemos miedo que se extienda por más de 7 días. Entendemos que la actividad está como demonizada, pero bajo los protocolos correspondientes los contagios masivos no se dan en los bares”.

Con respecto al aforo, el decreto provincial precisa que no se podrá superar el 30% de la capacidad en superficies cerradas. Además, en el caso de ser salones de fiesta que estén funcionando con la modalidad de bar, el máximo de asistentes en simultáneo no podrá superar nunca las 100 personas.

Cabe destacar que el decreto establece también la posibilidad de adquirir productos bajo la modalidad de take away, pero siempre y cuando se realice con clientes de cercanía. 

En ese sentido, uno de los manifestantes indicó: “Mi bar tiene el 80% de la facturación después de las 20, que es cuando tenemos que cerrar. No tenemos ningun tipo de ingreso, salvo el delivery que es solo el 20% de la facturación total. No tenemos para pagar los sueldos ni los proveedores. Solicitamos la extensión horaria principalmente los fines de semana”. 

Asimismo, explicaron que esperan una “ayuda del gobierno tanto Municipal, Provincia y Nación aunque no nos guste”. Y remarcaron: “No nos cobres los impuestos, compartamos los platos rotos entre todos, si no me dejas trabajar no me cobres los impuestos”.