Lograda la clasificación ante Lanús, Boca viajó a Guayaquil con algunas modificaciones en la lista de convocados y un nuevo equipo titular, en donde tuvo que salir de urgencia a reemplazar a Esteban Andrada, que permanece aislado en el hotel y se desconoce por cuanto tiempo estará allí.

En este panorama, Miguel Ángel Russo volvió a apostar a la renovación pero sin perder de vista el objetivo de ser el único líder de la zona. En esta oportunidad, el gran cambio apareció en ataque donde Sebastián Villa y Carlos Tevez fueron reemplazados por Cristian Pavón y Franco Soldano.

Barcelona, al igual que el “xeneize”, llegó con dos victorias en sus primeras participaciones y quiso imponer su condición como local ante un gigante del continente, pero además se ilusiona con los octavos de final.

Para este duelo, los cambios en Boca se adaptaron a la circunstancia de la rotación, evitando el cansancio, y salió al campo con Agustín Rossi; Julio Buffarini, Lisandro López, Carlos Izquierdoz, Emmanuel Mas; Nicolás Capaldo, Alan Varela, Leonardo Jara, Agustín Obando, Cristian Pavón y Franco Soldano.

Del otro lado, Barcelona hizo lo propio con Javier Burrai; Byron Castillo, Luis León, William Riveros, Mario Pineida; Nixon Molina, Bruno Piñatares; Michael Hoyos, Damián Díaz, Leandro Martínez; Carlos Garcés.

El encuentro no mostró un claro dominador y en la primera parte los arqueros no tuvieron trabajo. El “Xeneize” se apoyó en la línea de cuatro mediocampistas y en Pavón como alternativa, pero estuvo lejos de incomodar a Burrai, mientras que Rossi se convirtió en un espectador de lujo.

Sin embargo, en la segunda etapa los roles se invirtieron y fue el local el que se adueñó de la pelota. No sólo dominó el juego, sino que a los 60 minutos avisó con un cabezazo de Hoyos desactivado por el ex Estudiantes y a los 63 encontró la apertura del marcador con una gran contra colectiva, definida por Garcés para el 1 a 0 y romper el cero en el arco de Boca en Libertadores.

Los cambios de Russo, faltando 10 minutos, tuvieron su impacto casi de inmediato y Maroni tuvo una chance clara, cuando se fue mano a mano con el arquero rival, pero su disparó pegó en la base del palo. Con juego aéreo, intentó romper el marcador pero no tuvo tiempo y se queda sin invicto en la Libertadores, además de ser segundo en su zona.