Tras la derrota ante Barcelona de Guayaquil por la Copa Libertadores, Miguel Ángel Russo se mostró preocupado por la situación que vive el arquero Esteban Andrada, quien dio positivo en un test de coronavirus (COVID-19) al llegar a Ecuador y tendría que quedarse allí durante dos semanas en aislamiento.

“Andrada no vino a pasear a Ecuador sino a trabajar, y no es bueno que saliendo del país ahora no pueda volver a entrar en Argentina”, lamentó el entrenador de Boca en conferencia de prensa.

Y agregó: “Esperemos todo lo mejor, siempre cumpliendo los requisitos sanitarios. Son cosas que me duelen, porque todos estamos propensos a situaciones que tienen que ver con este virus y no es justo que él se quede en otro país, máxime pudiendo salir de Ecuador”.

Por estas horas, la dirigencia xeneize está realizando gestiones ante las autoridades del Ministerio de Salud de Ecuador para que el arquero pueda volver lo más pronto a la Argentina.

El enojo de la esposa de Andrada

A medida que pasan las horas, lógicamente, crece la preocupación y el malestar en la familia del arquero de Boca. Así lo expresó Nerina Galasso, la esposa de Andrada, que realizó descargos en su cuenta de Instagram.

“Las horas pasan, la incertidumbre crece, seguimos esperando que alguien nos diga algo. Pero no sucede… total se puede reemplazar con otro jugador, como si no fuera un ser humano, no?”, publicó la mujer. Y manifestó: “Tengo los ovarios inflados de esperar”.

Con el paso del tiempo y sin tener ninguna solución, la mujer del arquero expresó: “¿Qué espero? ¿Que termine el partido y ver cómo todos se vuelven? No se les cae una idea! Nadie se hace responsable”.

“Vergüenza, falta de respeto, ingratos. Se cagan en él y en nosotros. Mercenarios”, sentenció.