Gabriel Deck se siente cada vez más cómodo en la NBA y su nivel mejora partido tras partido, a contracara de lo que sucede con su equipo, Oklahoma City Thunder, que no puede levantar cabeza y sumó una nueva derrota ante Sacramento Kings, por 103-99.

Si bien todavía no puede sentir el sabor de una victoria en la mejor liga de básquetbol del mundo, el santiagueño tiene motivos para sonreír. Fue el jugador que menos minutos en cancha tuvo (16), sin embargo, terminó siendo el segundo máximo anotador del Thunder, con 16 puntos. Además, sumó 3 asistencias, 3 rebotes y 1 robo.

En un equipo repleto de jóvenes que suelen inclinarse más hacia el lado del lucimiento personal antes que el juego colectivo, Tortuga marca la diferencia con su aplomo y criterio a la hora de tomar decisiones en pos del equipo.

Oklahoma, que marcha 13° en la Conferencia Oeste con 21 victorias y 45 derrotas, volverá a jugar este jueves desde las 23 (hora argentina) ante Golden State Warriors.