Se trata de Patricio Reynoso, que ingresó a la lista de alertas rojas de Interpol por estar desaparecido desde hace más de un mes.

Patricio Reynoso es el principal sospechoso en la causa que investiga el femicidio de Pilar Riesco, la estudiante universitaria que murió al caer de un balcón en el barrio porteño de Nueva Pompeya en marzo de 2020. Está prófugo desde hace más de un mes. En las últimas horas, ingresó a la lista de alertas rojas de los más buscados por Interpol.

El prófugo, de 32 años, está acusado del “homicidio calificado por el vínculo y por haber mediado violencia de género” de su pareja, un delito que prevé como única pena posible la prisión perpetua.

Reynoso está acusado de “homicidio calificado por el vínculo y por haber mediado violencia de género”. (Foto: Twitter).

Reynoso está acusado de “homicidio calificado por el vínculo y por haber mediado violencia de género”. (Foto: Twitter).

Según los registros de Interpol, Reynoso tiene pedido de captura internacional desde el 13 de abril pasado. “La circular roja implica que tiene un pedido de captura nacional e internacional. Esto significa que si sale del país por un paso legal lo van a detener en el momento y que si está en otro país, efectivos de Interpol pueden detenerlo y deportarlo a la Argentina para ponerlo a disposición de la Justicia nacional”, explicó a Télam una fuente cercana a la investigación.

La circular roja de Interpol.

Al respecto, Adriana Chiaverano, madre de Pilar, opinó que “todo aporte de organismos que están preparados para encontrarlo es positivo. Todo es bueno para poder atrapar a este asesino”.

La alerta roja de Interpol se publicó después de que la jueza Graciela Angulo de Quinn, a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 51, dispusiera el 31 de marzo último la detención de Reynoso al considerar que existía “peligro de fuga ante una eventual condena de cumplimiento efectivo”.

El hombre había estado detenido un tiempo por el crimen de Pilar pero fue excarcelado después por decisión de la sala V de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, al considerar que no había mérito suficiente como para mantenerlo con prisión preventiva.

“Desde aquella intervención hasta la fecha, se han reunido nuevos elementos probatorios que se han traducido en un avance en la pesquisa y confirman el inicial temperamento adoptado”, sostuvo en el escrito -al que accedió la agencia de noticias- presentado por el fiscal ante la jueza.

De esa manera, la magistrada ordenó una ampliación de la declaración indagatoria del sospechoso y libró una orden de detención para que interviniera personal de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad, que no pudo dar con él.

Pilar murió al caer del cuarto piso de un edificio del barrio porteño de Nueva Pompeya. (Foto: Télam).

Por su parte, Chiaverano aseguró que le solicitó al Juzgado que se ofreciera una recompensa para quien aporte datos sobre el paradero de Reynoso. “Lo pedí y estoy esperando que se ponga el monto y se garantice la seguridad a quienes aporten datos”, agregó.

“Espero que sea muy pronto que se ponga a derecho en la justicia y que ahí diga lo que tenga que decir. Tiene su derecho a defenderse pero tiene que presentarse primero”, sostuvo la mujer en referencia a Reynoso.

Por último, la madre de Pilar adelantó que va a denunciar a algunas personas que testificaron durante la instrucción de la causa, entre ellas a una amiga de Reynoso que dijo que escuchó gritos pese a que luego se estableció por el impacto de la antena de celulares que se encontraba a 20 cuadras de distancia al momento del hecho. “Si yo lo busco sé que lo voy a encontrar”, concluyó la mujer al referirse al prófugo.