En la victoria de Denver Nuggets ante New York Knicks por 113-97, el argentino marcó un nuevo récord personal y quedó cerca de lograr su segundo doble-doble desde su llegada a la liga.

El base cordobés cerró la noche con 9 rebotes y 5 robos, sus mejores marcas en estos rubros, además de 16 puntos, 4 asistencias y 2 bloqueos, durante los 33 minutos que estuvo en cancha. Y eso que salió del partido antes del último cuarto, porque era tan amplia la diferencia que el entrenador Michael Malone decidió preservar y hacer descansar a los titulares de cara a los playoffs venideros.

La figura de los Nuggets fue el serbio Nikola Jokic, que terminó con 32 tantos, 12 rebotes y 6 asistencias, mientras que Rivers sumó 25 puntos y Michael Porter Jr. anotó 17.

Con este éxito, Denver recuperó el tercer puesto de la Conferencia Oeste (44 victorias y 22 derrotas) que pelea mano a mano con Los Angeles Clippers. En tanto, los Nuggets volverán a jugar este viernes, desde las 22.00 (hora argentina), cuando enfrenten a Utah Jazz.