La Justicia argentina revocó la excarcelación de un neonazi que se encontraba en  libertad condicional desde hace un mes y ordenó su inmediata detención tras ser denunciado por atacar a una joven de 19 años que fue testigo en el juicio en el que recibió una pena de 8 años y 6 meses de prisión.

Se trata del caso de Nicolás Caputo, quien en 2018 había sido condenado por antisemitismo. Al recuperar la libertad fue a buscar a una testigo a Mar del Plata y la atacó. La DAIA junto a la víctima hicieron una denuncia para que el acusado vuelva a la cárcel.

A partir de una presentación realizada por el presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), Jorge Knoblovits, con el patrocinio del  abogado Alejandro Broitman, quien ofició de representante legal durante el proceso en el que se condenó a Caputo a ocho años y medio de prisión, solicitaron la revocatoria de la excarcelación.

La medida fue solicitada tras conocerse la denuncia presentada por una joven que había declarado en el juicio contra Caputo, quien al salir del penal la contactó y la atacó.

anti1

La revocatoria de la excarcelación se dispuso tras una audiencia de la que participó el juez Roberto Falcone, el fiscal federal Juan Manuel Pettigiani, Caputo junto a su defensa y la joven de 19 años representada por el abogado César Sivo. De acuerdo a lo relatado por la víctima, ella contactó a Caputo cuando estaba en prisión.

Según explicó la joven, al ser estudiante de italiano, había creado un perfil falso en Facebook para practicar el idioma y que, desde ahí contactó al hombre acusado neonazi. A partir de esas charlas, Caputo y la joven iniciaron una relación, en la que la mujer confesó que se trataba de un perfil falso y le reveló su verdadera identidad.

Fue en ese instante que la joven le contó a Caputo que ella había sido testigo en el juicio en el que él, y el resto de los integrantes de la agrupación neonazi Bandera Negra habían sido condenados, por cometer violentos ataques de odio basados en ideología de superioridad racial.

Al obtener la libertad condicional, la joven comenzó una relación con Caputo y fue así como coincidieron ambos en un departamento el 23 de abril. 

De acuerdo a lo revelado por fuentes judiciales, cuando el condenado recuperó la libertad viajó desde Buenos Aires a Mar del Plata y al arribar a la terminal ferroautomotora llevó a la víctima a un departamento de la ciudad balnearia que había alquilado.

Según la denuncia, Caputo agredió a la joven e  intentó ahorcarla con la cortina del baño. El condenado huyó ante los gritos de auxilio de la víctima por la ventana del primer piso del edificio.

Por eso, la DAIA junto al abogado de la víctima solicitaron al juez Falcone que se le revoque el beneficio de la libertad condicional a Caputo. El magistrado hizo lugar al reclamo y ordenó la inmediata detención del imputado, quien había cumplido cinco de los ocho años y medio de la pena que le impuso en mayo de 2018 el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Mar del Plata junto a otros acusados por “organizar una agrupación destinada a imponer sus ideas y combatir las ajenas por la fuerza o el temor y realizar propaganda basado en ideas o teorías de superioridad de una raza”.