Ante la escasez de inyecciones letales, la última vez que Carolina del Sur ejecutó a un prisionero fue hace diez años.

Los diputados de la Cámara de Representantes de Carolina del Sur votaron este miércoles, por 66 a 43, a favor de añadir el fusilamiento entre las opciones del método de ejecución en ese estado estadounidense, informa AP.

En marzo, el proyecto de la ley fue apoyado por los senadores locales. El gobernador, Henry McMaster, también ha respaldado la iniciativa y ya afirmó que firmará la ley.

Ante la escasez de inyecciones letales, la última vez que Carolina del Sur ejecutó a un prisionero fue hace diez años. Actualmente, en el corredor de la muerte se han acumulado 37 personas, de las cuales tres ya no pueden apelar.

Hasta el momento, los presos pueden elegir entre la inyección letal y la silla eléctrica como forma de ejecución sin embargo la inyección es el método predeterminado que se aplica cuando un condenado se niega a hacer una elección ya que no pueden ser ejecutados por electrocución a menos que hayan elegido ese método.

A partir de esta nueva ley, el fusilamiento como método para aplicar la pena de muerte después de Utah, Oklahoma y Misisipi convirtiéndose en uno de los nueve estados que utilizan la silla eléctrica.