La botella pasó 14 meses de guarda en la Estación Espacial Internacional para un experimento. Su precio podría llegar al millón de dólares.

Una botella de vino podría convertirse en la más cara del mundo por haberse añejado de una manera completamente diferente a la del resto de las bebidas. Esta botella de Bordeaux pasó 14 meses en la Estación Espacial Internacional para un experimento realizado por Space Cargo Unlimited, donde analizaban cómo afectarían las condiciones del espacio al vino.

La casa de subastas Christie’s emitió un comunicado donde comentó que el Chateau Pétrus 2000 no será subastado, ya que lo ofrecerán para su venta inmediata. “Los ingresos se utilizarán para financiar futuras misiones espaciales”, aseguraron.

Su precio se estima en un millón de dólares, por lo que este vino se convertiría en la botella más cara jamás vendida. El ré­cord de la bo­te­lla de vino más cara del mun­do lo tiene un Ro­ma­née-Con­ti de Bur­go­ña co­se­cha 1945, ven­di­do a 558 mil dó­la­res en Nue­va York en 2018.

El experimento, realizado por 12 profesionales del vino y científicos del Instituto de Ciencias de la Viña y del Vino de la Universidad de Burdeos, mostró que el Petrus sigue siendo “un gran vino” luego de su estadía en el espacio.

No obstante, tras una degustación a ciegas, encontraron diferencias “notables” de color, aroma y sabor entre la versión celestial y la terrestre.

“Tras pasar 440 días en el espacio, o el equivalente de 300 viajes a la luna, el legendario vino Petrus de Burdeos regresa tras haberse transformado literalmente en algo fuera de este mundo”, dijo Nicolas Gaume, cofundador y presidente de Space Cargo Unlimited, en un comunicado.

La bodega Château Petrus, que produce este vino monovarietal de la cepa Merlot, está situada en la región de Burdeos, en la apelación de origen Pomerol. Una botella clásica de Petrus 2000, considerada una gran cosecha, se vende a unos 5.500 dólares según Wine.com.