Con 660 nuevos muertos en las últimas 24 horas, el estado brasileño de San Pablo superó hoy los 100.000 fallecidos por el coronavirus, informó la Fundación del Sistema Estadual de Análisis de Datos (Seade), a poco de cumplirse 14 meses de la primera víctima mortal por la pandemia en ese distrito.

Este total de muertos demuestra la escalada dramática de la curva en abril -el mes más mortífero de toda la pandemia- y que el estado, aún si los números actuales mejoraron un poco, sigue siendo uno de los más golpeados de Brasil, al concentrar casi un cuarto de todos los fallecidos.

El 29 de abril, Brasil superó la barrera de 400.000 muertos por Covid-19. En medio de un inicio de relajación de las restricciones y con las curvas de contagios y muertos cediendo gradualmente, San Pablo aún tiene una ocupación del 78,5% de las camas de terapia intensiva y la cifra es apenas menor para el Gran San Pablo, 76,5%, según el portal de noticias G1.

El nivel de internación se mantiene estable hace ya unas semanas, luego de caer en abril, justo en el pico de los fallecimientos.

A nivel nacional, la situación depende mucho de cada región, aunque a nivel nacional el nivel de ocupación de las terapias intensivas sigue siendo alta, aunque no ya al borde del colapso como en meses anteriores.

En el campo político, con el avance de la pandemia y el constante aumento de muertos, se multiplica la presión contra el presidente Jair Bolsonaro y su gestión sanitaria, especialmente en el Senado, donde una comisión investigadora está tomando declaración a sus exministros de Salud, algunos de los cuales ya relevaron muchas irregularidades e intentos del mandatario por socavar las indicaciones de los expertos y médicos.

Actualmente, Brasil registra más de 15 millones de casos confirmados desde el inicio de la pandemia, y más de 419.000 muertos.