A un mes de la Copa América, figuras del deporte local se expresaron a propósito de la crisis social y política que atraviesa el país: “Que no cueste la vida luchar por los derechos”.

Del lado izquierdo de su cuello, debajo de su oreja, se lee ‘Comuna 13’. Juan Fernando Quintero lleva en su piel el nombre del lugar en el que se crió: una barriada popular de Medellín marcada por la violencia de los ’90 en Colombia; también por operativos militares de los más sangrientos allá por 2002, en los que la población civil sufrió en carne propia la fuerza del Estado.

‘Comuna 13’ dice ahora la bandera colombiana que sostiene Juanfer en uno de sus últimos posteos de Instagram, a través del cual fija postura en el marco de la crisis social y política que estremece al país desde hace más de una semana. No escapa al futbolista el escenario marcado por la represión policial y la muerte de ciudadanos y ciudadanas en un contexto de reclamos que iniciaron por un intento de reforma tributaria. La Comuna 13 es uno de los tantos territorios en los que el pueblo sale a las calles y alza la voz. En un país en conflicto y a falta de un mes para la Copa América, el deporte tampoco calla.

La voz del fútbol

Con los hashtags #NoMásViolencia #NoMásSangre #NoMásMuertes, Andrés Roa, el volante de Independiente en la Liga Profesional, compartió en historias de Instagram un video editado por el medio La Oreja Roja. En él se observan imágenes del presidente colombiano Iván Duque Márquez y el exmandatario Álvaro Uribe, mechadas entre postales del reclamo popular y con la musicalización del artista Residente. Roa, al igual que otros deportistas de su país en el mundo, cambió su foto perfil por una bandera colombiana con manchas negras y al revés. Señal de empatía.

Roa tiene 27 años. La misma edad tiene Lucas Villa, el activista y estudiante de la Universidad Tecnológica de Pereira que fue acribillado de ocho impactos de bala el último miércoles tras una manifestación pacífica en el marco del Paro Nacional. Del atentado está sospechado un “grupo civil armado”. Al mismo tiempo, la sociedad denuncia efectivos policiales infiltrados en las marchas.

Instagram de Andrés Roa.

El estallido social inició en Colombia hace poco más de una semana, cuando el proyecto de reforma tributaria impulsado por el presidente Duque Márquez despertó el descontento social. Las manifestaciones arrojaron como saldo decenas de muertos (alrededor de 30, según medios locales) y miles de heridos por la represión policial. “Ante la situación en Colombia rechazo todo acto que viole los derechos humanos. Hago un llamado a la no violencia y pido se valore y se respete el derecho a la manifestación pacífica”, expresó en redes sociales el delantero Radamel Falcao García. “Hago un llamado a la comunidad internacional para que observe la delicada situación social, política y de salud pública en mi país”, pidió el exdelantero de River.

A pesar de que en los últimos días el gobierno dio marcha atrás en el proyecto de reforma tributaria, las manifestaciones continuaron. Otras banderas se levantaron en las calles: el repudio a la represión y las detenciones arbitrarias, además del rechazo a la militarización de algunas zonas. También, según medios locales, se expresa el descontento con el manejo de la pandemia por el covid-19 y un hartazgo hacia la clase política: el modelo económico del país fomenta la desigualdad social, sostienen.

“Mi familia lo está viviendo en carne propia y me duele no poder estar con ellos”, dijo Juanfer en su posteo. Otros de sus compatriotas en Argentina también se expresaron, como el caso de los futbolistas de Boca. “No a la reforma tributaria, qué cojones tienen mis compatriotas”, sostuvo Sebastián Villa. Ewin Cardona, en tanto, posteó: “Fuerza Colombia, #NoMásViolencia”.

Jorman Campuzano, también del Xeneize, publicó: “El pueblo es mayor que sus dirigentes”. La frase es de Jorge Eliécer Gaitán, el escritor, abogado y líder popular colombiano asesinado en 1948, a poco de las elecciones presidenciales en las que era favorito. Aquel magnicidio generó una revuelta popular conocida como El Bogotazo, que terminó por acentuar un periodo de la historia política y social del país que es conocida como ‘La Violencia’.

Rafael Santos Borré, delantero de River, también se expresó en redes sociales: “Nos une el sufrimiento de un pueblo que lleva décadas en el abandono estatal (…) Soñamos con una Patria donde se respeten los derechos, las diferencias y la vida”. Su compañero, Jorge Carrascal, también evitó el silencio: “Fuerza mi Colombia tierra querida, te amo”.

Tanto Borré como Carrascal no pudieron viajar a Colombia para jugar con River la tercera fecha de la Copa Libertadores ante la falta de garantías por parte de las autoridades de seguridad, según señaló Conmebol. La metida también afectó en el torneo a Argentinos Juniors y, por Copa Sudamericana, a Lanús. Los partidos se trasladaron a Asunción, Paraguay.

En un contexto de crisis, falta poco tiempo para la organización de la Copa América, pautada en Argentina y Colombia entre el 11 de junio y 10 de julio próximo. “La Copa América se va a hacer en los dos países, sería absurdo que no se jugara”, le dijo hace pocos días el presidente Duque Márquez a Radio Blu. Al mismo tiempo, en Colombia se denuncia la desaparición de personas en el marco del Paro Nacional.

“Que se garantice el derecho a la libertad de reunión pacífica y a la protesta, e insiste que toda acción de la fuerza pública debe observar plenamente la protección y el respeto por los derechos humanos”, reclamó la ONU en un reciente comunicado.

Las voces olímpicas

“Es muy delicado el uso del Ejército para tareas de orden público. Creo que el gobierno del presidente Iván Duque está jugando con fuego. Los soldados colombianos están preparados para conflictos armados, no para tareas de orden público”, aseguró a la cadena France 24 el abogado chileno José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, el Observatorio de Derechos Humanos.

“La respuesta de las autoridades tiene que estar enmarcada en el límite de los derechos y los protocolos porque nadie por más poder o autoridad que tenga puede pasar por encima de otras personas y nadie es dueño de la vida o la integridad de nadie”, expresó en Instagram Mariana Pajón (ciclismo BMX). Ella es la única deportista colombiana en haber ganado dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos y, como si fuera poco, de manera consecutiva: Londres 2012 y Río 2016.

“Yo también estoy cansada de muchas cosas: La corrupción, la inequidad, la lejanía en la que ha estado nuestra clase política de las necesidades del pueblo, la falta de oportunidades, etc. Nos han desangrado hace muchos años y tienen que acabar ya, pero matándonos unos a otros no vamos a llegar a ningún lado”, continuó la atleta. “Me duele ver abusos, muerte y destrucción”, dijo.

Caterine Ibargüen, plata en Londres 2012 y oro en Río 2016 en salto triple, también se expresó en Instagram: “Que no cueste la vida luchar por los derechos de una sociedad cansada de los abusos”. Según la organización Temblores, se registraron hechos de violencia sexual por parte de la fuerza pública. Incluso circula en redes sociales un video con uniformados del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) en la que se escucha la frase: “Déjenla pasar y háganle lo que quiera”.

Instagram de Caterine Ibargüen.

“A los jóvenes que están en la calle protestando pacíficamente: ¡Gracias por luchar por nuestros derechos, mi respeto y admiración! -continuó en su texto Mariana Pajón-. A nuestras autoridades: Así como muchas veces les he agradecido por cuidarnos, hoy les pido mesura y cordura: Por favor no abusen de su autoridad, no queremos más sangre en las calles”.