Luego de ser recibido por su par de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, el presidente se reúne con el primer ministro portugués, Antonio Costa, a quien el presidente definió como su “amigo”.

El presidente busca en el viejo continente sumar apoyos de cara a la renegociación de la deuda con el Club de París y el Fondo Monetario Internacional.

La Argentina busca el respaldo de las principales potencias para postergar el desembolso de 2.400 millones de dólares que el país debe cancelar con el último consorcio acreedor antes del 31 de mayo. La postergación de ese pago sentaría un precedente importante en el marco de las negociaciones por un nuevo acuerdo con el FMI, con quien la Argentina mantiene una deuda de US$45.000 millones.

En los próximos días, el jefe de Estado argentino se reunirá con los mandatarios de España (Pedro Sánchez); Francia (Emmanuel Macron); e Italia (Sergio Mattarella); y tendrá una nueva audiencia con el papa Francisco en la Ciudad del Vaticano.

También se especula con un posible encuentro entre Fernández y la directora del Fondo, Kristalina Georgieva, ya que la delegación argentina coincidirá con ella durante su visita a Roma.