El técnico francés Zinedine Zidane dejó una imagen jamás vista en su trayectoria como entrenador cuando al acabar el partido entre el Real Madrid y el Sevilla (2-2) se dirigió al centro del campo a protestar al colegiado Juan Martínez Munuera por señalar el penalti por mano de Éder Militao en el minuto 74.

El entrenador pidió explicaciones al árbitro, siempre de forma educada, por una decisión, para él, incomprensible. Como también expresó (y luego borró) Dani Carvajal, lesionado y en la grada del estadio Alfredo di Stéfano, en su cuenta oficial de Instagram a los pocos segundos de conocer la decisión: “Qué vergüenza”.

Zidane se acercó al centro del campo y Martínez Munuera le reprodujo el gesto del brasileño Éder Militao, aunque ni éste ni el alemán Toni Kroos, también en la conversación, se fueron convencidos a los vestuarios.

Zidane fue a pedirle explicaciones al árbitro al término del partido (Reuters)

Posteriormente, en rueda de prensa se le consultó por ese acercamiento, y sereno pero con claros síntomas de descontento respondió: “No entiendo nada. Si hay mano de Militao es mano del Sevilla también. No me ha convencido lo que me ha dicho. Nunca hablo de árbitro, pero hoy estoy enfadado”.

“No voy a hablar más de eso (el arbitraje). Ya lo hemos hablado. Me tiene que explicar el árbitro las reglas de la mano, pero ya está. Vamos a pelear a muerte hasta el final. Yo confío en el fútbol. Yo lo que digo es que vi dos manos y pitaron la nuestra”, remarcó.

Pese a las repercusiones que trajo esa jugada en Madrid, Zidane consideró que no hay vuelta atrás: “No se va a aclarar ahora y es lo que me molesta. Tenemos que pensar en los tres partidos que faltan. Estoy enfadado porque merecimos la victoria”.

El Real Madrid ya no depende de sí mismo para ser campeón de liga (Reuters)

A través de Ivan Rakitic, esa pena máxima significó el 2-1 del Sevilla a los 78 minutos. Finalmente el conjunto merengue igualó en el 94 con un tanto de Eden Hazard y logró mantenerse vivo a pocas fechas del final de la liga.

Con el empate del Real Madrid frente a los blanquirrojos y del Atlético ante el Barcelona, la definición del torneo continúa estando en manos del cuadro colchonero que de ganar los tres encuentros restantes será campeón, ya que hasta el momento mantiene una ventaja de dos puntos sobre sus inmediatos perseguidores, ambos con 75 unidades.