El fiscal Fitipaldi agravó la imputación contra Joaquín Duhalde Bisi. El domingo impactó el Audi de su padre contra una columna. Se probó que manejaba con 1,39 gramos de alcohol en sangre.

El fiscal Jorge Fitipaldi agravó este lunes la imputación contra Joaquín Duhalde Bisi, el conductor del Audi A4 que impactó contra una columna metálica en Tigre y provocó la muerte de sus dos amigos. El funcionario judicial pidió que quede detenido por el delito de “doble homicidio con dolo eventual”. El joven se encuentra aprehendido desde la madrugada del domingo, cuando se probó que manejaba alcoholizado.

Según pudo saber este medio, Fitipaldi basó su requerimiento en el alto grado de alcohol en sangre detectado en Duhalde Bisi -su test dio 1,39 g/l cuando el máximo permitido por ley es 0,5- y en la pluralidad de las víctimas.

Previamente, la fiscal Laura Capra, quien pidió la aprehensión del joven de 19 años tras dar positivo en la prueba de alcoholemia, lo acusó de “doble homicidio culposo”, imputación que sigue vigente al momento de publicada esta nota.

Producto de la imprudencia de Duhalde Bisi, que chocó el auto en el que viajaba con tres amigos contra una columna metálica en la intersección de Camino de Los Remeros y la Avenida Santa María de Rincón de Milberg, murieron dos adolescentes.

Las víctimas fueron identificadas como Franco Rossi y Joaquín “Jojo” Alimonda, ambos de 18 años. Uno viajaba en el asiento delantero del acompañante y el otro en la parte trasera del auto, que pertenecía al padre del imputado.

El otro sobreviviente además de Duhalde Bisi es Mateo Lezama, también de 18 años. Los cuatro amigos se conocían del Colegio Santa Teresa de Tigre, de donde egresaron en 2019.

Los peritos del caso también buscan determinar a qué velocidad se desplazaba el Audi A4 conducido por el joven de 19 años. Según se observa en la grabación de una cámara de seguridad municipal que registró el momento del impacto, el vehículo circulaba a una muy superior a la permitida.

En el lugar trabajó la Policía Científica de San Isidro, además de agentes de la Policía Bonaerense, ambulancias y bomberos del municipales, que debieron interrumpir el tránsito durante varias horas.

Luego de la tragedia, Guillermo Rossi, padre de uno de los jóvenes fallecidos, publicó un desgarrador mensaje en Twitter. “Mi vida se apaga”, escribió el hombre, quien se presenta en la red social como contador y padre de 5 hijos.

También aclaró que su hijo no manejaba el vehículo accidentado. “Uno de los fallecidos es mi hijo Franco Rossi. Espero que entiendan que él no manejaba. Solo pido que respeten el dolor de mi familia en memoria de los muertos. Mi vida se apaga”, expresó.