El conductor del Audi que provocó el accidente se negó a declarar este lunes ante el fiscal Fitipaldi y seguirá detenido.

Joaquín Duhalde Bisi, el conductor del Audi A4 que, alcoholizado, chocó el domingo a la madrugada en el Camino de los Remeros y provocó las muertes de dos amigos que viajaban con él, se negó a declarar al ser indagado por doble homicidio con dolo eventual, delito que tiene una pena máxima de 25 años y no es excarcelable. Mientras tanto, la causa sigue sumando personajes y ahora se habla de un quinto integrante del grupo que, de milagro, se salvó de quedar también involucrado en la tragedia.

Según confirmó una fuente policial a TN, los amigos se conocían del Colegio Santa Teresa de Tigre y este joven, de quien todavía no trascendió su identidad, también había salido con ellos el sábado a la noche. Sin embargo, en las primeras horas del domingo cuando los demás decidieron seguir adelante con su salida él fue el único que no se subió al vehículo de alta gama del padre de Joaquín Duhalde, ahora imputado y detenido. Al parecer, no lo hizo pero no por falta de ganas sino porque se quedó dormido por el exceso de alcohol.

Si bien se trata hasta el momento de información extraoficial, fuentes de la investigación le confirmaron a TN.com.ar la presencia del quinto chico en los momentos previos al accidente y sostuvo que en los próximos días podría ser llamado a declarar en la causa.


En tanto, Fitipaldi le imputó a Duhalde “doble homicidio simple con dolo eventual” (con pena de 8 a 25 años) y subsidiariamente por “doble homicidio culposo agravado” (de 3 a 6 años). Para fundamentar la calificación más grave argumentó la alcoholemia de 1.39 registrada al conductor después de chocar, el exceso de velocidad y la cantidad de víctimas.

En el interrogatorio previo a la indagatoria, el imputado contó que hace unos meses le retuvieron la licencia de conducir por circular sin VTV en otro vehículo, por lo que anoche el juez de Garantías de San Isidro Diego Martínez confirmó la detención del joven de 19 años.

El joven es hijo es Martín Duhalde, un reconocido cirujano, quien se desempeña como subdirector médico del Sanatorio San Lucas y jefe de Cirugía del Hospital Central de San Isidro, consignaron las fuentes.

El accidente ocurrió en Camino de los Remeros y Av. Santa María, de Rincón de Milberg, cuando el joven perdió el control del Audi A4 de su padre y chocó contra una columna metálica. Por el impacto murieron sus amigos Franco Rossi y Joaquín Alimonda, ambos de 18 años. Tan fuerte fue el choche, que Alimonda fue decapitado. Solo se salvaron el conductor y otro de los ocupantes, Mateo Lezama, también de 18 años, quienes solo sufrieron heridas leves y fueron hospitalizados.

Este lunes se conocieron los videos de las cámaras de seguridad del Municipio de Tigre donde se ve cómo el auto de alta gama circulaba a gran velocidad e impactó contra un guardarrail, primero, y continuó zigzagueando hasta impactar contra una columna metálica.

// A un mes del accidente, por qué solo uno de los imputados por el choque fatal en Lanús podría ir preso

Las protecciones de la banquina fueron arrancadas, al igual que una de las estructuras de la cartelería vial que quedó derrumbada sobre el asfalto.

Finalmente, el Audi quedó destrozado depositado sobre unas plantas sobre un cantero de la carretera que se une con la ruta 27, camino a Santa María de Tigre y a Nordelta.

“Viendo esas imágenes terribles del caso, la verdad es que no hay palabras para abrazar a esos padres y decirles que estoy a disposición para lo que necesiten”, dijo Viviam Perrone, de Madres del Dolor, a Télam; y reiteró su pedido para sancionar una ley que exija alcohol cero a los conductores.