Fue 0-0 por la cuarta fecha del Grupo G. Si ganaba, la T alcanzaba al líder Emelec. El martes que viene recibe a Bragantino.

El partido se jugó en el estadio Mario Alberto Kempes, que se vio reluciente por un nuevo sistema de iluminación.

Por la misma zona, en Brasil, Bragantino venció al líder Emelec, que ahora tiene siete unidades. Talleres se quedó en cinco puntos. Bragantino, en tanto, se acomodó con seis y Tolima cierra con tres.

En la próxima fecha, el martes 18, la T será local de Bragantino y Emelec de Tolima. Ambos cotejos se llevarán a cabo a las 21.30.

La última jornada será el 25, a las 21.30: los albiazules visitarán a Emelec y Tolima será local de Bragantino.

Talleres salió a la cancha conociendo que Bragantino le había dado una mano ante Emelec, en el otro partido de la jornada en el Grupo G.

Pero, más allá de eso, “el Cacique” Medina propuso un Matador bien protagonista y ofensivo.

Con Franco Fragapane en función creadora, con muchas opciones de pase, como el debutante Diego García, Santos, Auzqui y Valoyes.

Sí, Talleres proponía y tenía la pelota desde el vamos, mientras Tolima apostaba a la contra.

A los 12 minutos, justamente García armó una linda pared con Santos. Michael se metió al área y quiso definir al primer palo en una acción de real peligro. Pasó cerca.

Un minuto después, Talleres se arrimaba de nuevo con un remate de Fragapane de afuera del área.

El Matador llegaba con mucha gente al área rival y buscaba el hueco para dañar a los colombianos.

Tolima apostaba por aprovechar alguna pelota parada, ya que tiene mucha altura en su formación.

Y, a los 22, fue Mosquera quien tuvo una excelente oportunidad de cabeza tras un centro cruzado: quedó frente a frente con Herrera, que la sacó al córner cuando parecía gol.

El correr de los minutos fue emparejando las acciones, en un cotejo que se hizo luchado.

El local no terminaba de encontrar los caminos y siempre parecía faltarle ese pase final, para quedar mano a mano con el arquero rival Montero.

Era un poco más que la visita, pero no lograba trasladarlo en el marcador. Así, el primer tiempo se fue sin goles en el Kempes.

El trámite se mantuvo similar en el complemento, aunque Tolima se metió aún un poco más cerca de su arco.

Eso sí, gracias a la habilidad de Campaz tuvo una ocasión clarísima a los 10 minutos. Pero Herrera tapó un tiro imposible, tras una acción genial del zurdo.

Talleres pareció sentir lentamente el trajín de los últimos partidos y Tolima tuvo un par de oportunidades más de hacer daño.

Aunque chocó siempre con Herrera, muy firme ante cada acción de riesgo en su arco. Los minutos transcurrían y el elenco del “Cacique” no le encontraba la vuelta.

El final y el empate dejaron un sabor amargo para el Matador, que tenía una gran chance para ganar y ponerse como puntero. Pero todavía hay mucho por jugar en este grupo. El sueño sigue intacto.