River rescató un empate 1 a 1 ante Junior de Barranquilla por la cuarta fecha de la Copa Libertadores, en un partido que estuvo marcados por los conflictos político-sociales y los graves incidentes que están ocurriendo en Colombia durante los últimos días.

En la conferencia de prensa después del encuentro, Marcelo Gallardo dijo que fue complicado jugar en ese contexto. “Se jugó en una situación muy incómoda, con gases lacrimógenos durante muchos momentos del partido, escuchando estruendos. Fue anormal. No podemos mirar para otro lado”, manifestó el entrenador millonario.

Y añadió: “Dentro de lo que fue y se vivió, el resultado termina siendo justo. Y es anecdótico: uno no se va contento bajo las circunstancias en las que jugamos hoy. Era un momento complejo, porque uno no se puede abstraer de lo que está pasando, sabíamos que íbamos a jugar intentando que nos den las garantías necesarias. No es normal venir a jugar un partido de fútbol en una situación tan inestable como está viviendo el pueblo colombiano. No fue normal, ni en la previa ni durante el partido”.

Por otro lado, el técnico se refirió a la rotación que hizo en el equipo pensando en el Superclásico ante Boca del próximo domingo por la Copa de la Liga Profesional. “No dudé de la posibilidad de gestionar los minutos y hacer rotar el equipo para llegar de la mejor manera al domingo, que tenemos el clásico”, indicó.

“Lo que busqué, más allá de los esquemas, fue gestionar minutos. Viaje largo, complicaciones. Jugamos el domingo un clásico importante”, sentenció Gallardo.