La calle “está dura”. Y las cocheras también.

A esta conclusión llegó una joven de 28 años que “por resguardo” había dejado su vehículo particular en una cochera de Juan del Campillo al 3100. Sin embargo cuando lo fue a buscar constató que le faltaban sus cuatro ruedas.

La víctima se domicilia en Urquiza al 4000, pero guarda un Peugeot 308 en una cochera cercana. Según consta en el acta policial, el lunes a las 20 horas lo había dejado estacionado en la cochera y cuando fue a buscarlo al otro día encontró la desagradable novedad.

El vehículo estaba apoyado en su lado derecho en un gato hidráulico y en los otros tres extremos había ladrillos, mientras que en la parte de adelante había una cubierta.

Los ladrones lograron llevarse las cuatro ruedas completas, marca Pirelli.