Los especialistas esperan que esta innovación ofrezca beneficios en el campo de la robótica y en el cuidado del medioambiente.


Investigadores de la Universidad Tecnológica Nanyang, de Singapur, descubrieron una forma de controlar a plantas carnívoras mediante las señales de un smartphone. En el video que abre este repaso, demostraron cómo envían una orden desde una aplicación móvil y, mediante electrodos pequeños conectados al vegetal, consiguen que su “trampa” se cierre del mismo modo en que lo hacen cuando atrapan moscas.

En rigor, para las pruebas emplearon a la venus o dionea atrapamoscas, una planta que caza presas vivas, especialmente arácnidos e insectos, nativa del sureste de Estados Unidos.

“Las plantas son como los humanos, generan señales eléctricas, como el electrocardiograma de nuestros corazones”, dijo Luo Yifei, que trabaja en la Escuela de Ciencia e Ingeniería de Materiales de la mencionada universidad. “Desarrollamos una tecnología no invasiva para detectar estas señales eléctricas de la superficie de las plantas, sin dañarlas”, explicó.

Los alcances de la investigación
Los expertos esperan que esta innovación ofrezca una variedad de usos en diversas áreas, desde el ámbito de la robótica hasta el cuidado del medioambiente.

Parte de la investigación se centró en utilizar la sección de la “trampa” que posee la planta unida a un brazo robótico, de modo que cuando se realiza una señal, pueda agarrar elementos delgados y livianos, por ejemplo un cable. Así, la venus atrapamoscas podría convertirse en un “robot blando” para recoger objetos frágiles que una pinza metálica dañaría. Además, serían autómatas más amigables con el medio ambiente.

“Estamos explorando el uso de plantas como sensores vivientes para monitorear la contaminación ambiental como el gas, los tóxicos o la contaminación del agua”, adelantó Luo, aunque remarcó que hay un largo camino por recorrer antes de que esa tecnología basada en las plantas pueda ser empleada comercialmente.