Frente a la gran cantidad de casos positivos de coronavirus, se decidió analizar las aguas residuales y detectaron una gran concentración del virus.

En el municipio de Las Heras, en Mendoza se registró una suba significante en los casos positivos de coronavirus y las autoridades querían encontrar la fuente de los contagios. De esta manera, se dividieron el territorio en distintas zonas geográficas para analizar las aguas residuales. Así, se puede detectar el virus de forma temprana para evitar futuros contagios.

Dicho estudio comenzó en enero de este año junto a UNCuyo. Al mes de comenzado se pudo detectar la presencia de coronavirus en los efluentes cloacales de varios barrios de la zona. De esta manera, ocho puntos de control dieron positivo acerca de la presencia del virus.

Frente a estos resultados, el municipio desarrolló un plan de acción. Así, en los lugares en los que detectaron mayor concentración del virus realizaron hisopados gratis a los ciudadanos para poder detectar casos de forma temprana y poder saber qué ciudadanos son asintomáticos y no lo saben.

La Dirección de Agua y Saneamiento de Las Heras publicó un comunicado dando información acerca del estudio y cómo este es una herramienta para la detección temprana de casos. “Con esta información sumamos los asintomáticos y aquellos que cursen el contagio, en los primeros 5 día sin tener síntomas”, notificaron.

A su vez, el COVID-19 deja un rastro que se llama ácido ribonucleico que se mantiene en el organismo por aproximadamente 20 días y que se va desechando a través de las secreciones. Por esta razón, es importante testear el agua.