“Cada minuto de su vida privada fue un honor a su vida pública”. La diputada socialista, esposa del ex mandatario provincial, abrió el homenaje en la primera reunión tras el fallecimiento del dirigente socialista.

Con carteles en muchas bancas con el ‘Fuerza Miguel’, rosas rojas en otras y en la transmisión por redes el lazo de duelo y la foto del ex presidente Miguel Lifschitz 1955-2021, la Cámara de Diputados hizo su primera reunión tras el fallecimiento del dirigente socialista.

La sesión significó un fuerte reconocimiento desde todos los ámbitos políticos de la figura de Lifschitz donde entre lecturas políticas hubo también muchas anécdotas.

El homenaje lo abrió Clara García, su esposa, quien recibió el saludo de todos los oradores y que definió a Farías “como un hermano para mí, te agradezco el apoyo y compañía que fueron un abrazo tan cálido a la distancia”. Agradeció no solo a la Cámara sino “a los miles que rezaron en cada religión, en los ritos más esperanzados para ese rezo laico que fue ‘Fuerza Miguel’ que inundó calles y que estoy seguro llegó hasta él, a ese hombre tan fuerte que nunca se rindió. Esa fuerza lo acompañó hasta ese último minuto”.

La socialista -visiblemente dolida- recordó que “Miguel murió por Covid. Quiero abrazar a todos los familiares de personas que murieron por Covid. Estuve allí en esa espera, ese dolor insoportable, en ese preguntarle a los médicos qué más se puede hacer. Y la respuesta de ellos era ‘el Covid tiene su propio camino y nos invade la impotencia de no poder modificarlo’. Qué los muertos por Covid no sean números, una estadística más”.

García añadió que “tuve el privilegio de ser su esposa, compañera incondicional. Quiero decirles que cada minuto de su vida privada fue un honor a su vida pública”. Destacó la felicidad con sus hijos y nietos. No dejó de subrayar que esta situación “nos robó la posibilidad de hacer un velorio. Quiero agradecer a compañeros del PS que improvisaron la despedida en biblioteca Argentina de Rosario que guarda tres de sus pasiones: obra pública, cultura y las juventudes estudiando. De ese improvisado y lleno de amor espacio de despedida quiere compartir el desconsuelo de compañeros más cercanas, banderas de la juventud, la rosa roja de (Juan Carlos) Zabalza y la mirada con (Mónica) Fein que fue su compañera y amiga entrañable”.