Alrededor de 600 personas se encontraban en el templo en el momento de la tragedia. Por el momento hay 60 heridos.


Inmerso en la mayor escalada con el grupo islamista Hamas desde 2014, Israel ha centrado sus ojos esta tarde en la sinagoga de Givat Zeev, a escasos kilómetros de Jerusalén después que decenas de personas hayan resultado heridos, varios de ellos en estado crítico, por el desplome de una pequeña tribuna en una sinagoga. Por el momento habría 60 heridos, según Afp.

Numerosas ambulancias han llegado al centro religioso para evacuar a los heridos que participaban en los rezos de la ceremonia del inicio de la festividad judía de Shavuot. Según las primeras estimaciones, alrededor de 600 personas se encontraban en el templo en el momento de la tragedia.

El colapso en la sinagoga, que estaba abarrotada como muestran las imágenes que difunden los medios, llega en un país que aún no entiende, digiere ni perdona la negligencia ocurrida en el Monte Meron cuando en la noche del 29 de mayo 45 personas murieron aplastadas en una avalancha. La estampida en un reducido pasillo de salida en el santuario situado en la Galilea durante la festividad judía de Lag Baomer causó la mayor tragedia civil en la historia de Israel que en las últimas tres semanas es escenario y fuente de múltiples incidentes y eventos.