Diego Pérez escribió un desgarrador mensaje en las redes sociales luego de la muerte de su mamá Herminia, que tuvo lugar en las últimas horas. La mujer, había sufrido un ACV.

“Quiero despedir con todo mi amor a mi querida mamá Herminia, te vamos a recordar siempre por tu inmensa alegría, tu bondad, tu energía inagotable, tu capacidad de trabajo incansable, tus abrazos, tus caricias”, comenzó escribiendo el actor y humorista en Instagram.

La sentida despedida de Diego Pérez a su mamá Herminia, que murió en las últimas horas tras sufrir un ACV.

Y continuó: “Te voy a recordar cantando las canciones de tu ídola Lola Flores, Raphael, Roberto Carlos, tus caminatas con papá, con el amor inmenso que le brindaste y te brindo.

Finalmente, el conductor radial del programa Los Mañaneros (AM 680) afirmó que Herminia era la única persona que él conoce a la cual “todo el mundo quiere”. Y le prometió: “Y así será por y para siempre, te amo con toda mi alma, descansá mucho que te lo merecés mamá querida”.

Diego acompañó la publicación con varias fotos de la mujer. En la primera se los ve juntos y abrazados; otra de las postales, muestra a Herminia disfrutando de una obra de teatro de su hijo; también hay recuerdos junto a su marido y a sus nietos.

La internación de sus padres
A finales de abril, el actor había contado en PH, Podemos Hablar (Telefe) que él y su hermana habían decidido internar a sus padres en un asilo de ancianos, luego de que sufrieran diversos problemas de salud en el último año.

“Tengo 57 años y siempre agradezco tener a mis viejos, porque a esta edad no es fácil tener a los dos. Mis viejos llevan 59 años de casados, y hace 60 que están juntos”, empezó contando en el programa.

Y siguió: “Tanto a mí como a mi hermana Silvina nos tocó vivir un año muy duro, hoy estamos viviendo un momento muy difícil”.

Diego explicó que primero se cayó Héctor, su papá, y “se golpeó mucho la cabeza”. Luego, se cayó su mamá y se rompió el fémur, lo que llevó a que los dos terminaran internados en la misma habitación. “Papá con demencia senil y mamá con el fémur quebrado”, detalló el actor.

“Con mi hermana nos pusimos a buscar un lugar para que vivan, porque tenían una persona que los cuidaba muy bien, pero ya no iba a poder. Tuvimos que tomar la decisión de llevarlos a un lugar al que nunca creíamos que íbamos a ir porque siempre pensamos que ellos iban a poder, y no pueden”, indicó. Los hermanos encontraron un geriátrico que les gustó en Villa Ballester, provincia de Buenos Aires.

Frente a esta revelación, Diego contó una anécdota que describía la linda personalidad de su mamá. “Mi viejo pregunta por qué están ahí y no van a su casa, y mi vieja me hace acordar al personaje de Roberto Benigni en La vida es bella, porque comiéndose el dolor de no estar en su hogar le dice: ‘mirá, los chicos nos compraron esta casa en donde nos atiende gente que sabe y nos puede contener y nos hacen hacer ejercicios’”, concluyó el humorista notablemente emocionado.

En aquella entrevista, Pérez describió a sus padres como “dos seres amor, de tanta honestidad y ternura…”. Y contó que cuando estaban bien de salud, solían salir a tomar café, a caminar o al teatro, una vez por semana.