Cuestiones que tienen que ver con el narco explicarían el cruento suceso ocurrido la mañana del sábado en barrio Cabal donde dos hermanos fueron asesinados a tiros.

Así lo hicieron saber fuentes vinculadas a la pesquisa de este delicado asunto quienes aportaron un dato relevante. Es que durante la inspección al inmueble ubicado en calle Espora al 5100 los agentes secuestraron desde un sector de la cocina un trozo compacto de cocaína (“ladrillo” o “piedra” en la jerga de los narcos) que pesó 1.058 gramos, además de otro envoltorio de nylon negro con 7 gramos de cocaína.

Como siempre pasa cuando hay un hallazgo de estas características se convocó a los peritos de Narcocriminalidad, quienes sometieron con reactivos el material incautado, el que dio por resultado clorhidrato de cocaína de máxima pureza.

Las mismas fuentes agregaron que en la escena de los hechos también se secuestró una pistola calibre 9 milímetros.

Sin rastros de los asesinos

En tanto todavía no hubo novedades en cuanto a los autores de la balacera que terminó con la vida de los hermanos Coria; Juan, de 34 años, quien falleció en el lugar y Ezequiel Leonardo, de 29, cuyo deceso se produjo la mañana del domingo.

Ambos resultaron con varias heridas de arma de fuego y finalmente ejecutados de manera idéntica, con un balazo a su cabeza. Además desde la escena de los hechos los investigadores se incautaron cerca de una veintena de cápsulas servidas.

En tanto hasta el momento nada se sabe sobre los cuatro sujetos que vieron salir de la vivienda segundos después de los disparos. Al menos uno de ellos tenía un arma de fuego en sus manos, según indicaron varios testigos.

Los autores de la matanza demostraron tener una frialdad singular. Una vez concretada la matanza, antes de retirarse del lugar, hasta se tomaron su tiempo para cerrar el portón de la vivienda. Luego cargaron un par de valijas en una camioneta Ford Raptor color champán y se fueron.

Valijas misteriosas

En este sentido existen fuertes sospechas que en las citadas valijas habría una fuerte suma de dinero. Según algunas versiones, ambos hermanos se domiciliaban en las cercanías y habían comprado recientemente la casa en donde fueron atacados.

Se estima que pudo tratarse de un asalto y que las víctimas tal vez tenían encima el dinero destinado a la operación inmobiliaria.

Con el doble crimen de los hermanos Coria, el departamento La Capital llegó a 37 homicidios en lo que va del año.